El Lugar de Trabajo está entre los Corazones

Pregunta: Nuestro estado es como el de un nacimiento. Un nacimiento es una acción concreta que puede haber sucedido o no. Sin embargo, si hago esta pregunta ahora a mis amigos obtendré todo tipo de respuestas en un amplio espectro, tantas como los numerosos matices del color gris. ¿Esta es la manera en que se supone que es, o es sólo una de las dos, bien sea blanco o negro?

Respuesta: Hay un muy buen ejemplo para esto, el éxodo de Egipto. Puede estar relacionado con una sola persona que contiene todas estas cualidades dentro de sí, ya que todo el mundo está dentro de ella. Sin embargo también puede verse como el éxodo de muchas personas de todo tipo, entre las cuales hay hombres y mujeres, ancianos y niños, bebés, personas relacionadas con la nación de Israel y los egipcios, la muy denominada “multitud mixta”. Todo el mundo está saliendo; todo el mundo está corriendo.

En esta multitud, están aquellos que soñaron con esta huída desde hace muchos años y algunos que están siguiendo a sus familiares. Hay niños y bebés que fueron abandonados por sus padres. Hay ancianos que no tendrían a nadie que cuidara de ellos si se quedaran. Están aquellos que vieron a la multitud huyendo y entonces decidieron unírseles.

Pero están aquellos que van al frente de la multitud los cuales están decididos a escapar, y delante de todos ellos, Moisés está liderando el camino. Lo que significa que vemos que entre aquellos que llegan al Monte Sinaí se encuentran todo tipo de personas. Y dentro de una sola persona, alcanzando este estado de la primera unidad por encima de la montaña de odio entre él y sus amigos, también hay una multitud de deseos y pensamientos, desde el punto más alto en el corazón lo que lo guía como el precursor, Moisés, hasta los más ásperos y vanos deseos.

Al final eso se requiere de todos ellos, todos tan diferentes y cada uno con todo confinado dentro de su espectro de deseos, pensamientos e intenciones, es necesario que todos ellos estén listos para la conexión mutua, tanto como nosotros, estando por debajo del Majsom, son capaces de ello. Por supuesto, todo esto está sucediendo en un mundo de engaño en aras del egoísmo, Lo Lishmá, pero todavía no se requiere nada más de nosotros.

Es necesario que se entienda que el enfoque espiritual no es difícil en lo absoluto, sino muy sencillo. El problema es que ¡No nos dirigimos hacia lo espiritual! ¡No estoy dirigido hacia la unidad! Si yo fuera capaz de permanecer en la aspiración hacia la unidad por unas horas, ya la habría alcanzado. Sin embargo, no la quiero, y estoy dedicando horas a todas las otras cosas posibles excepto a la espiritualidad, por lo que al final, una vida no es suficiente para alcanzarla.

El problema es que seguimos olvidando dónde tenemos que aplicar los esfuerzos. Si aplicas el esfuerzo en el lugar correcto, entonces no importa si tienes muy poca agua, pero si la estás utilizando para regar una semilla plantada en la tierra, esta semilla germinará. Mientras que si tienes mucha agua, pero la estás esparciendo por toda la arena del desierto, entonces nada saldrá de allí.

Por eso es que, todo el problema radica en la calidad de la intención. Mientras que en cantidad, nos estamos sobrecargando, dando rodeos, haciendo algo, y seguimos satisfechos porque hemos utilizado toda nuestra fuerza. Sin embargo, si pudieras ver cómo es realmente, entenderías que no has hecho nada en el lugar correcto en absoluto. De esto se trata todo el asunto. Esto es en lo que estamos trabajando y todo depende de esto.

Cada uno ya está sobrecargado con conocimientos teóricos, la ciencia y los artículos. Lo que queda es aplicar el esfuerzo en el lugar correcto, sólo entre los corazones, entonces lo lograremos. En nuestro estado de hoy podemos alcanzar esto en pocas horas a fin de tocar por lo menos la vasija espiritual, entonces todo será mucho más fácil.

(71836 De la Convención de Aravá 24 de febrero del 2012, Lección 4)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta