El sistema necesita de la intención

Pregunta: Durante una de las lecciones usted dijo que la intención de otorgar no puede ser personal e individual. ¿No es mi relación personal hacia la sociedad, a mi prójimo?

Respuesta: Estamos en un sistema de interconexión mutua. También llamado el sistema de los mundos (Olamot), es decir, ocultamientos (Alamot). La fuerza superior y la estructura del sistema mismo se nos ocultan. No vemos que están estrechamente conectados entre sí.

Estamos familiarizados con las relaciones “del nivel animal”: aquí están mis padres, aquí están mis familiares, estos son los que amo, estos son los que odio, estos me aman, y aquellos me odian. Sin embargo, los niveles más finos, los superiores del sistema están ocultos de mí. Esto es mi mundo, mi ocultamiento.

Al revelar el sistema más alto, el altruista, el de nuestra interconexión, entenderemos que lo queramos o no, estamos estrechamente fusionados entre nosotros. Ahora no somos participantes activos de este sistema, sin embargo, este ya necesita de nuestra participación activa. Ha llegado el momento de que nosotros nos asimilemos dentro de él, de que nos unamos a su flujo, para que cada uno cumpla con su función dentro de este.

Sin embargo, por nuestra parte, nosotros no lo queremos o entendemos, y es por eso que nos sentimos en una mala condición Por supuesto, el sistema general sigue funcionando, pero debido a nuestra inactividad, sentimos los defectos en su trabajo y estamos desconcertados. “¿Qué está pasando? ¿Que falta allí? “Esta es la realidad y la llamamos la “crisis”.

Por otra parte, la diferencia entre lo deseado y lo real, entre nuestro estado inicial en el mundo del Infinito y el regreso al Infinito desde este mundo, está sólo en la intención. Nosotros no cambiamos ni el sistema ni la base de nuestra naturaleza. Cada uno conserva sus rasgos característicos, su conexión con la realidad, cada uno se mantiene en su lugar.

La estructura de nuestra interconexión tampoco cambia. Para alguien tú eres un estudiante, para alguien eres un amigo, y para alguien estás cerca… Los amigos se conectan con el maestro, entre ellos y con el mundo. Nada de esto cambia, simplemente se nos revela. Es por eso que algunas personas extrasensoriales saben qué va a pasar en el futuro.

La libertad de elección y todo nuestro trabajo está acompañado sólo por la participación consciente y sensible en la vida del sistema para volvernos una parte activa en él por medio de nuestro propio deseo, de “fluir” con él como la Fuerza (es decir, el Creador ), que la controla, que quiere que fluya. En esencia, en esto consiste nuestra tarea, en revelar el flujo general y fundirnos en él. Que el jinete y el caballo se muevan en sincronía. Así es como adelantaremos.

De esta manera, nuestro trabajo se realiza siempre en la intención: Hasta qué punto puedo jalo del sistema hacia la Fuerza, cuánto lo entiendo, cuánto más estoy participando en su actividad, cuánto más con su ayuda revelo la Fuerza inculcada en él con el fin de fluir junto con ella, y dar así placer al Creador.

Esta es mi tarea. Para esto participo en la vida del grupo, entre los socios, los amigos, que se me han dado. Además, estoy llevando a cabo la tarea para el mundo, estoy despertando todas las partes del sistema, construyéndolo y activándolo hasta que todos asimilen completamente la fuerza interior, hasta que fluyamos juntos con ella.

Al mismo tiempo, por supuesto, yo tengo mi propia intención. Sin embargo, esta no puede realizarse sólo dentro de mí. No le daré vida si no estoy conectado con los demás, si no estoy trabajando con ellos en armonía, si no estamos cooperando en la acción, en la comprensión, en la realización, en el mantenimiento y reparación del sistema. Alguien entre nosotros es una válvula, alguien es un pistón, alguien es una rueda, y así sucesivamente. Cada uno trabaja a su manera, sin embargo, todos estamos aspirando a la misma meta.

Se nos dice: “Israel, la Torá, y el Creador son uno”. El Creador es el programa general, que nosotros aspiramos implementar. No estamos simplemente unidos en un sistema, sino que mantenemos el rumbo hacia Él. No podemos encontrar la conexión sin este, ya que esto yace en una fórmula determinada, la meta del programa. Tiene que ser claro para nosotros, por el bien de qué y cómo se debemos unirnos. Nosotros descubrimos el sistema en la aspiración hacia la fuerza dentro de la cual actúa este sistema, hacia el programa general. Sin esto, no podemos ni siquiera dar un paso, incluso en las relaciones entre nosotros.

Así que resulta que mi intención está relacionada con el trabajo colectivo con los amigos, cuyo objetivo es revelar al Creador.

Al final, lo único que añade es esta intención, y no la acción. De la misma manera, un sistema de control del gobierno puede ser activado por el “palo” de un tirano que exprime hasta los últimos jugos de la población, o por la sabiduría de un gobernante que persigue la felicidad de los ciudadanos. La estructura es la misma, la conexión se mantiene igual, nada necesita ser cambiado, excepto el programa interno instalado en el sistema. La educación, los bancos, los impuestos, los hospitales, etc., todos ellos permanecen en sus lugares. Sólo la intención re-construye por completo el orden de los “flujos de energía”, cambiando su destino. Al final, la intención lo cambia todo.

Esto es lo que estamos descubriendo hoy en día. “El mundo vive de acuerdo a lo estipulado”, “Yo no He cambiado”, el sistema no cambia, sólo añadimos nuestra intención, la pantalla y la Luz reflejada. Y entonces, todo fluye de una manera nueva de acuerdo a nuestro enfoque. Anteriormente, nosotros todo lo jalábamos hacia nosotros mismos, debido al tirano que gobernaba dentro de nosotros, pero ahora estamos buscando el bienestar de un ser cercano, y este ya es un gobernante diferente.

(71190 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de Febrero del 2012, “Preguntas y respuestas”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: