Inclusión en la mente global

Pregunta: ¿Qué significa tener la habilidad de “sentir el mundo a través de todos”?

Respuesta: Si yo estoy incluido en otros, si siento lo que ellos sienten y pienso lo que ellos piensan, entonces obviamente, poseo capacidades muchas veces mayores a las de la persona promedio. Soy mucho más amplio, soy capaz de incluir más dentro de mí mismo. Después de todo, nuestra percepción de cada fenómeno depende del número de parámetros que seamos capaces de comprender, en la resolución de nuestra visión.

El número de parámetros depende de la cantidad de cosas opuestas que estén incluidas en mí. Debido al contraste entre ellas, distingo las partes individuales y puedo construir muchas opciones a partir de ellas, como con bloques de construcción. Al mismo tiempo, entiendo de qué están compuestas esas construcciones y cómo difieren una de otra.

Y si las sensaciones y la razón recibidas de otros son absorbidas por mí, me vuelvo el dueño de propiedades diferentes y opuestas. Entonces percibo al mundo de una forma más multifacética, y en relación a la plana percepción previa, esto parece una entrada a una nueva dimensión.

Psicológicamente, esta es una percepción completamente nueva, un nuevo mundo. A través de esto me elevo por encima de las limitaciones del cuerpo, asociado con las categorías de tiempo, movimiento, y espacio, ya que estoy incluido en la humanidad. Adquiero esta sensación compartida, su mente actuante, los datos que vienen a nosotros de la naturaleza.

Es recibir una oportunidad de alcanzar la sensación y la mente inherente en la naturaleza, la cual existe dentro de ella como mi raíz. Todo el desarrollo en este mundo proviene de ahí. En este desarrollo veo que retorno a ese lugar, a esa raíz de sensación y mente dentro de la naturaleza a partir de la cual evolucionó toda la cadena de creación: el inanimado, vegetativo, animado, y yo, un ser humano que llega a la raíz y por lo tanto completa el círculo de desarrollo.

Quiero enfatizar que no es accidental que la naturaleza nos esté empujando a un estado de garantía mutua de manera que literalmente perdamos nuestras propiedades individuales. No las perdemos realmente sino que sólo nos elevamos por encima de ellas porque estas son corporales, pertenecientes al nivel animal.

Todo lo individual dentro de mí se relaciona con cuidar del cuerpo para que viva todo el tiempo que tiene asignado de la mejor manera posible. Pero el desarrollo consiste en que nos elevemos por encima de la preocupación por el cuerpo a una preocupación común. Esta preocupación común nos dota de propiedades completamente diferentes, no las corporales. Gracias a ellas, revelo el programa y propósito de la creación, la intención de la naturaleza en la cual ni un solo elemento se desarrolla por azar, todo avanza de acuerdo a un programa. Y yo puedo alcanzar ni entender este programa.

Y tan pronto como me dirijo hacia una visión integral, conectándome con otras personas, inmediatamente comienzo a comprender esta visión integral, a cambiar mis “gafas” por unas gafas redondas, integrales. Veo toda la naturaleza y no sólo recibo de ella un estrecho canal en relación a mi propio cuerpo, de lo que me trae un beneficio o me daña: comida, sueño, entretenimiento, etc. ¡No, no vivo mediante esto! Vivo en un nivel independiente de mi cuerpo y ya observo la naturaleza que está por encima de los cuerpos. Es como si ya no estuviera dentro de mi cuerpo: Juzgo, reviso, y controlo desde la mente y sensación universal. Esta etapa difiere fundamentalmente de la etapa actual.

Justo ahora soy simplemente un animal avanzado, dentro de ciertos límites, y no es claro si este avance es en una buena o mala dirección. Pero debido a la inclusión en la mente global, logro una nueva dimensión. Cambio de forma cualitativa mi percepción del mundo en el que me encuentro. Se vuelve genuino porque ya no lo veo a través de una estrecha abertura egoísta, trayendo hacia mí lo benéfico y sacudiendo lo dañino; en su lugar, literalmente atravieso esa abertura y vivo en el mundo. Y ahí, la percepción es completamente diferente, no a través de un filtro egoísta a través del cual veo sólo lo que es útil o dañino para mí, sino independientemente de mí mismo por completo. Así es la nueva dimensión inherente a un hombre.

Y entonces realmente revelo la mente y la sensación que existen ahí, dentro del brillante estado fuera de mi cuerpo, detrás del muro con una estrecha abertura a través de la cual estoy hurgando. Entiendo todo el proceso y propósito de la creación.

Nuestra investigación demuestra que realmente es así, que esto es algo elusivo e imperceptible para nosotros. Pero ya estamos comenzando a darnos cuenta de que evidentemente, este nivel existe. Puede ser comparado con la materia oscura: existe, pero no la percibimos, aun cuando constituye el 90% de la materia del universo.

Similarmente, aún no podemos revelar la sensación y mente común que existe en el universo. Sin embargo, los científicos que estudian el cosmos hablan de la presencia de una poderosa mente y sensación ahí, como los sonidos que no podemos captar al escuchar sólo alguna clase de ruido. No podemos revelar esos fenómenos porque pertenecen a una dimensión que está por encima de nosotros.

(66964 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 3, 29 de diciembre del 2011)

Material Relacionado:

Nuestra increíble generación
El grupo como garante del éxito
Un invernadero para la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: