La importancia de la Luz se ve en la oscuridad

Debemos darnos cuenta de la importancia de la espiritualidad desde las tinieblas, desde la ausencia de su percepción. Sólo en respuesta a esa forma de relacionarnos con ella, el mundo espiritual se desprende de la niebla y nace de la inexistencia. Penetra en la conciencia de mis sentimientos y comprensión; yo estoy sosteniéndola y trabajando con ella, pero sólo según la medida de la importancia que esta tenga para mí. Al elevar la conciencia de la importancia, yo la “saco” hacia afuera, del ocultamiento a la Luz.

Todo esto es para asegurar que mi enfoque sea altruista. De lo contrario, no puedo revelar el mundo espiritual, puesto que yo siempre seguiré aspirando a ella con la intención por el bien de recibir, al igual que aspiro a todo en nuestro mundo.

Entonces, ¿cómo me doy cuenta de la importancia de algo que no veo? ¿Cómo me acerco a lo oculto con la intención por el bien de otorgar? Para ello, los cabalistas dicen que se necesita el entorno, una sociedad de amigos. Cuando ellos exaltan la importancia de algo, a pesar de que ni siquiera un hilo me conecta con el objeto de sus alabanzas, en cualquier caso, yo empiezo a valorar esto.

Lo mismo ocurre en nuestro mundo, sobre lo que la gente que hay a mi alrededor piensa y habla,  lo que es importante para ellos, se vuelve importante para mí. Esto ocurre a tal grado que de repente yo comienzo a valorar lo que nunca he visto ni sentido. Y ahora yo comienzo a hablar de lo importante y maravilloso que es esto. Al mirarme, muchos se preguntan: “¿De dónde viene tanto entusiasmo?” Y a veces me capto yo mismo en una reverencia repentina por algo que he visto en la televisión y algo que escuché de los demás… Esto les pasa a todos. ¿Por qué? Es debido a la opinión común. La sociedad considera que algo es importante y me lo traspasa a mí.

¿Por qué es de esta manera que tenemos que entrar lo espiritual? ¿Por qué la publicidad se extiende tanto en el siglo 20 justo antes de nuestro ascenso espiritual común? Es para que sepamos hasta qué punto debemos utilizar el entorno.

Durante décadas hemos estado convencidos de que el entorno es capaz de influir en nosotros y a través de la publicidad puede elevar cosas ante nuestros ojos, que no tienen ni la más mínima importancia. No hay nada en ellas, excepto el prestigio social. Lo que otros alaban, será importante para mí también. Somos manipulados constantemente de esta manera, ellos aumentan el precio de algo, y el público está dispuesto a pagar tres veces el precio original. Los medios de comunicación, sociólogos y politólogos están haciendo muy bien este trabajo y han creado toda una industria de importancia artificial.

Es más, nosotros no sospechamos que también somos “calibrados” en todos nuestros parámetros internos, cualidades, y opiniones. Hemos sido “ajustados” y “configurados” para que miremos cada cosa de una manera determinada. En realidad, yo veo el mundo con ojos ajenos. Y no hay nada que pueda hacerse aquí, ya he sido “cegado”, ya no puedo salir de este formato. El mismo lavado de cerebro también lo están experimentando nuestros hijos.

Entonces ¿para qué pasamos a través de todo este proceso?, después de todo, nada sucede por casualidad.

Es para comprender que somos totalmente dependientes del entorno y con su ayuda podemos aumentar la importancia de cualquier cosa. Por lo tanto, sabemos cómo elevar la importancia del mundo espiritual ante nuestros ojos, aunque no lo veamos ni lo sintamos.

La publicidad me muestra, digamos, una pequeña botella de agua y la describen como si fuera agua bendita. Así que si estudiáramos este mecanismo, seríamos capaces de hacer lo mismo para nuestro desarrollo espiritual. Después de todo, nadie sabe qué es el mundo espiritual, nadie lo ve, no sabemos si es importante o no, cuan importante es, cuán beneficioso es para nosotros. Sólo sabemos una cosa, si le damos importancia en el círculo de nuestro entorno, entonces se elevará para todos al lugar más alto en nuestra escala de prioridades. Nosotros absorberemos esta sensación de importancia del mundo espiritual de la “publicidad social”, y entonces será fácil que nosotros lo sintamos.

(71877 – De la Convención en la Arava del 2/24/12, Lección 5)

Material relacionado:
El mundo espiritual está por encima del conocimiento
Plántate en tierra fértil y crecerás
La crisis va a convertir a la publicidad en educación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta