Los señores del crimen

Todos nosotros juntos necesitamos concentrarnos muy bien en la corrección del mundo y en la unidad para que la gente descubra que esto es lo único que a ellos les falta. Cada persona quiere algo. Y no importa lo que ellos quieran, es imposible satisfacer cada deseo. Ellos siempre se apilan uno encima del otro, forzándonos a disfrutar a expensas de los demás. Así es cómo todo se arregla: Egoístamente nosotros podemos sólo lograr un pedacito y todo lo demás lo hacemos a expensas de los demás.

De un modo u otro, excepto la comida para su cuerpo, la persona toma todo lo demás de los otros. Esto se aplica a todos sin excepción. A alguien le falta el pedazo de pan que yo tiré, el tomate que se puso feo. Por definición, cada egoísta vive de lo que roba a los demás.
Y es por esto que nadie puede ser feliz y estar satisfecho en nuestro mundo. El sistema es integral, y es por eso que cuando yo tomo algo para mi, automáticamente se lo robo a los demás.

Solamente cuando yo otorgo a todos, la abundancia pasa través de mí. “Digerir” este método es duro, sin embargo es un método muy simple. En realidad, todo existe solamente a causa de esto, mientras que lo único que existe debido a nuestro egoísmo es el flujo de nuestro corazón y de nuestra mente, lo cual es un disparate para la realidad altruista.

Y por esta razón nosotros solamente tenemos una solución: preocuparnos por la unidad. Tan pronto como nosotros nos las arreglemos para acercar nuestros corazones por lo menos unos pocos milímetros más, el mundo inmediatamente experimentará un alivio. Así que hagámoslo.

Todo depende de lo que esté sucediendo dentro de la persona. Esto es lo que determina su percepción de la realidad y también la realidad actual.

(72438 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de marzo del 2012, TES)

Material Relacionado:

Dentro de un sistema unificado
Ahora que tienes el método, pásalo
Reconocer la maravillosa oportunidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: