No seas uno de los 999 que caen

De una lección del Rabash. En un lugar donde la espiritualidad no es lo suficientemente importante, las cáscaras tienen un dominio. Por ejemplo, cuando la persona intentó levantarse para la lección de la mañana pero algunos pensamientos y cálculos vienen a su mente: “¿Por qué debería yo levantarme? ¿Qué aprenderé? ¿Qué significa eso?”

En el momento en que la espiritualidad no parece importante, tales pensamientos inmediatamente vienen y atan a la persona con gruesas sogas a la cama de modo que ella no pueda levantarse… “Por lo tanto, nosotros necesitamos la fuerza del acompañamiento que no nos permitirá caer”.

Lo que le falta  a todos los grupos y de hecho a cada persona de una manera u otra, es la fuerza del acompañamiento. De lo contrario nosotros caemos uno tras otro como se nos dice: “Mil caminan hacia el interior del salón de clase y uno sale como maestro”. Esto significa que 999 caen.

Puede ser que ellos en realidad no caigan físicamente pero están debilitados internamente y están dispuestos a “continuar” de esta manera sin alcanzar la meta de la creación, la meta de la vida. Ellos no discuten que sea necesario encontrar una respuesta a la pregunta “cuál es el significado de mi vida”, pero envejecen y no sienten que tengan la fuerza para hacerlo. Todo esto es porque ellos no han construido soportes para ellos mismos, una “baranda” que los sostenga y les ayude a levantarlos y no los deje caer. Esto es muy importante.

Es como hacer un tratado de ayuda mutua, un compromiso en las relaciones entre los amigos, entre los grupos. Por consiguiente, es muy importante conocer lo que está sucediendo en cada grupo y ayudarse unos a otros.

Como se nos dice: “Nadie es profeta en su tierra” y los amigos de otros grupos pueden algunas veces ayudar a la persona e influenciarla más que aquellos que están cerca de ella. Ella puede sospechar que sus amigos más cercanos tienen algún interés egoísta y puede descubrir alguna culpabilidad en las intenciones egoístas de ellos. Pero ella no se siente de ese modo con respecto a los otros grupos. Ella ve que las personas de otros lugares comienzan a hablar acerca de ella y le demuestran cuán importante es para ellos y por otro lado entiende que debe corregir algo dentro de ella como se dice: “Deberían poner jueces y policías en todas sus puertas”.

Esto es muy importante. Generalmente después de cada ascenso colectivo varias personas caen, porque después de un ascenso hay siempre un endurecimiento del corazón. ¡Nosotros deberíamos estar en guardia!

(72991 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 18 de Marzo del 2012, Shamati # Ocho)

Material Relacionado:

¿Qué hacer si has caído?
¿Una caída? ¡no, en absoluto!
Manteniendo el grupo en alto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: