Obligar al Creador a ayudarnos

Con el fin de llegar a ser similares a la Luz Superior, tenemos nuestra forma bien conocida: Es necesario estudiar con la intención de que la Luz nos influya y crear ese deseo, esa aspiración interior, la tendencia interna dentro de nosotros. Nada más es necesario.

Parece muy simple. De hecho, todo ya está ante nosotros. Incluso de acuerdo con los criterios corporales, es obvio que si alguien ama algo o a alguien, aspira a algo o a alguien, quiere dar. Esto lo llena como el amor de una madre por su hijo. Mira lo feliz que está sosteniendo una pequeña criatura en sus brazos. Esto la captura por completo. No necesita nada: su amor por él es suficiente para llenarla.

Si tenemos ejemplos de este tipo en nuestro mundo, ¿por qué es tan difícil para nosotros mantener esa condición en relación con el mundo espiritual? Esto se debe a que la condición de otorgamiento y amor es espiritual, tiene que ser dirigida hacia afuera de mí mismo y no hacia mí, no para mí. Este es el problema.

Por lo tanto, con el fin de formar en nosotros el movimiento hacia adelante, hacia afuera de nosotros mismos, necesitamos ejercicios especiales, habilidades únicas que podemos adquirir sólo si tratamos de unirnos entre nosotros. Sin embargo, los intentos de unirnos nos llevan a la desesperación porque tratamos de hacerlo solos. Hemos tratado de hacer eso más de una vez, sin éxito, por supuesto.

Finalmente, después de muchos intentos independientes por unirnos: “¿Dónde está nuestra mutua responsabilidad, mutuo otorgamiento, mutua consideración? ¿Dónde está nuestra vasija espiritual? “y así sucesivamente, empezamos a darnos cuenta de que nada nos puede ayudar aquí, y nos damos por vencidos. Sólo una esperanza permanece: que la Luz Superior venga a corregirnos.

Pero la luz no viene pues no la exigen. En realidad, pedimos por un llenado. Sólo podemos acercarnos a la Luz, si tratamos de unirnos entre nosotros. Cuando llevamos a cabo actos de unidad (lo que debemos hacer como iguales ya que el amor y el otorgamiento mutuo sólo puede ser entre iguales), entonces en nuestra unidad, dentro de nuestro círculo, vamos a sentir que nos falta la ayuda de lo Alto. Realmente es lo que nos falta.

En la actualidad, normalmente simplemente recordamos que hay algo más que podría ayudarnos. Puedo decir que durante las clases mis alumnos de repente empiezan a recordar: “¡Oh, sí! ¡También necesitamos al Creador! No podemos hacer nada por nuestra cuenta. Tenemos que otorgar y no recibir, no esperar hasta que algo se acerque a nosotros, sino más bien aspirar al otorgamiento e invertir ciertos esfuerzos en eso…. “Por lo tanto, los intentos correctos por lograr el otorgamiento sólo pueden ser dentro del grupo.

El grupo puede ser virtual o físico, no importa, pero todo tiene que basarse en la conexión entre los amigos. No debemos olvidar este punto. Ahora, todos los movimientos personales se dirigen a nosotros mismos. Nos parece que se están moviendo de nosotros a los demás, pero todo eso no es cierto y es completamente irreal, ya que se realizan de forma egoísta.

Sólo cuando, junto con los amigos, empiezo a aspirar mutua consideración, nuestro centro común, objetivo común, y tratamos de arreglar que todos mantengan un solo deseo, una sola aspiración, una sola oración, a continuación, dentro de nosotros, revelaremos que la Fuerza Superior, el Creador “está sentado” allí. Cuando miramos hacia Él, debemos actuar como si tuviéramos una demanda unificada hacia Él, y todos juntos, como uno, concentrarnos en Él con una demanda seria.

El Creador está esperando, quiere esa demanda. Precisamente es lo que le obliga a darnos la ayuda en forma de una fuerza única de otorgamiento y amor, es decir, para que habite dentro de nosotros. Él no da nada ni permanece en ningún lugar. Él lo llena todo, por lo tanto, Él simplemente tiene que ser revelado en nosotros. Esa revelación de Sí en nuestro interior es lo que se llama revelar la Luz superior: la fuerza de otorgamiento, de amor, el grado superior.

Todos tenemos que demandar en conjunto, demandar y demandar constantemente, pero juntos, con respecto a nuestro centro, lo que significa nuestro deseo unido nos va a revelar la necesidad del Creador. Y luego vamos a ver que todo lo que hicimos antes era sólo para alcanzar el estado en el que todos estamos unidos en una demanda para revelar al Creador dentro de nosotros, sólo la revelación del atributo de amor y otorgamiento nos va a salvar.

(69629 De la Lectura del Día de la Unidad “Para adquirir un deseo de dar” 29 de enero del 2012)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: