¡Pintemos el mundo que queremos!

Pregunta: Usted dice que debemos sentir sobre qué habla el estudio de las Diez Sefirot (TES), pero a mí me parece totalmente irreal. Yo nunca he sentido lo que está detrás de estas palabras, como por ejemplo: “Partzufim” (rostros), “Sefirot”, “Bet D’Hitlabshut”, “Aviut” (grosor). Al leer El Zóhar y los ensayos se despierta un sentimiento en mí, pero el TES es como “un desierto”, no tengo nada a que aferrarme. ¿Qué estoy haciendo mal, después de todo yo estoy intentándolo con todas mis fuerzas?

Respuesta: ¿Qué? ¿De verdad no sientes qué es Bet D’Hitlabshut? Es como si una nube se hubiera vestido en ti y te hubiera liberado de la carga del ego, y de repente estás flotando por encima del suelo. Es una fuerza que te da la posibilidad de desprenderte de la tierra, de tu deseo de recibir. Aviut, el grosor, es obvio para todos, es como si se hubieran puesto sobre ti pesos adicionales.

Ahora piensa, qué fuerza adicional necesitas desde Arriba para elevarte junto con toda la carga extra que tienes ahora encadenada a tus piernas, y así creces.

Sólo se refiere a la relación entre ambos deseos: la recepción y el otorgamiento, dos fuerzas pintan toda tu realidad, dependiendo de cuál sea mayor y en qué forma existen.

Lo mismo ocurre en nuestro mundo en el que sólo hay dos fuerzas, “más” (+) y “menos” (-), que estabilizan todo lo que existe. No importa lo que sea que sientas, se compone de dos fuerzas opuestas. Y las sientes de manera particular como resultado de su oposición, según la medida en la que puedas discernir su oposición en todo tipo de formas. Toda nuestra realidad se basa en eso, aparte eso no sabemos nada.

En realidad, hay muchas cosas adicionales, pero nosotros simplemente no son capaces de imaginarlas. La sabiduría de la Cabalá nos explica la verdad simple: existen dos fuerzas y están constantemente en todo tipo de relaciones entre ellas.

Y yo permanezco en el medio entre ellas y puedo determinar yo mismo la situación. En primer lugar, yo debo cogerlas a ambas y sostenerlas. ¡Ahora, yo decido cómo manejarlas para pintarme un mundo como me gusta!

En primer lugar, tengo que ver que no existe ningún mundo. He congelado esta imagen en este momento, como si hubiera detenido una escena en una película y no hubiera  nada más, la película no sigue adelante. Y ahora yo revelo cómo puedo construir un mundo como las aventuras de Harry Potter por mí mismo.

Yo la fabrico yo mismo, allí tengo todos los medios (deseos), hay un orden para las acciones, las reglas. Sin embargo, yo aprendo a manejar este programa y por lo tanto compongo la realidad por mí mismo, tanto como me sea posible. Cuanto más profundamente penetre, más opciones tengo hasta el Ein Sof (Infinito), en realidad, de polo a polo. De tal manera que no puedas imaginar otra cosa, porque tú, tú mismo, estás construyendo en esa forma. Por lo tanto, no sientes ninguna limitación en lo que se te ha dado.

Mientras tanto, se te ha dado una sola realidad: pequeña, bestial y temporal, para que aprendas a cogerla, a retenerla, y comiences a construirla en adelante, como sea que la quieras. ¡Se te ha dado una sola imagen, un fotograma de una película, en adelante, continua avanzándola!

La sabiduría de la Cabalá te enseña esta construcción. Sólo incluye dos fuerzas y un sistema que se te ha dicho que funciona en base a la relación entre ambas fuerzas: Hitlabshut (vestidura) y Aviut (grosor), la fuerza de la Luz y las fuerzas del deseo. Todo cambia de acuerdo a la cooperación con ellas, en determinado momento se aumenta una fuerza, y en otro momento lo hace la otra. Se te han enseñado las reglas básicas del trabajo con ellas.

De hecho, antes que maduraras y emergieras a la vida en este mundo imaginario, corporal, se te enseñó cómo existir en él. Es lo mismo en relación con el mundo espiritual. Sólo que en vez de una imagen pequeña, plana y temporal en esta vida, la entrada interior se te está revelando. ¿Te gustaría? ¡Entra!

Sin embargo, es a condición de que construyas tu mundo por ti mismo. El mundo espiritual no tiene forma propia, tú eres quién lo pinta. Ya está listo, por favor, entra. Se te dan dos fuerzas para que las uses para construir de acuerdo con la medida de tu equivalencia de forma con el Creador.

Puedes decir que estás limitado de alguna manera, porque ya tienes una cierta imagen inicial. En verdad, allí es donde se determina tu capacidad de elección, sin embargo, tampoco necesitas nada más. Si eliges cada vez la mejor relación en las condiciones actuales según la medida de tus capacidades, entonces siempre construirás los peldaños de la escalera cada vez más altos y no sientes ninguna limitación en ellos.

En nuestro mundo, tú en realidad te sientes limitado en todo. Aquí hay direcciones, pero allí no. Todo está abierto ante ti.

Así, mientras estudias el TES, trata constantemente de sentir más. Esta es una especie de física del mundo superior, y por supuesto, aprendemos detalles muy secos, técnicos: La Luz se expande, los deseos actúan entre ellos. Sin embargo, eso es sólo porque no vivimos en ese mundo y no lo revelamos en nuestros deseos, por lo que los percibimos como si fueran secos. ¡Solo entiende que estamos aprendiendo cómo construir un mundo para todos y cada uno!

(68856 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 5 de Febrero del 2012, El Estudio de las Diez Sefirot)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta