Sentirnos uno al otro

Pregunta: Supongamos que en el proceso de interacción con una persona, siento una sensación desagradable de ella. ¿Podría ser esta una invitación para que yo haga un esfuerzo por conectar con ella?

Respuesta: Tienes que conectarte con ella. Ponlo frente a ti y luego, como si estuviera en vez de ti mismo. Este es tu trabajo interno. De nuevo, todo depende del nivel en el que esto se lleve a cabo. A veces, debemos oponernos entre nosotros específicamente para profundizar, para entrar en mayor contacto. En esencia, necesitamos de la contradicción para sentir mejor a los demás.

Contacto no significa desdibujar la imagen. Por el contrario, esta imagen debe ser más clara. Yo tengo que ver en la persona todo lo opuesto a mí y, al mismo tiempo, su deseo de estar conmigo. Cuando ponemos uno encima del otro, obtenemos un dipolo: las cualidades opuestas con las cualidades positivas por encima de ellos. Estas estructuras dipolo dan perfección y agudizan los sentidos, la percepción, y la adhesión.

Esta contradicción es opuesta a las reacciones normales de nuestro mundo, porque añade aquí un nivel positivo. Esto no existe en nuestro mundo.

En nuestro mundo, estamos dispuestos a aceptar algunos acuerdos y concesiones, pero se llevan a cabo en un nivel: el egoísta. Aquí, hacemos nuestro mejor esfuerzo para llevarnos a nosotros mismos y a los otros al siguiente nivel de coordinación con los demás, de ninguna manera eliminamos o borramos nuestras cualidades negativas iniciales. Ellas continuarán desarrollándose rápidamente en nosotros.

Resulta que el grupo en el que los miembros tienen una buena conexión entre sí avanza, se desarrolla, y descubre en su interior cualidades sorprendentemente salvajes e instintos originales: odio, envidia y celos, y todo es por nada, como suele decirse. Entendemos que todo esto es para que nos elevemos por encima y lo usemos correctamente. Así, la naturaleza nos ayuda en nuestro desarrollo interior.

Por el contrario, el grupo que capta los materiales de manera pobre y pone poco esfuerzo en conectarse con los demás, no descubre resistencia ni las nuevas cualidades negativas en sus esfuerzos por unirse. Así, sus dipolos son pequeños.

(72972 – De la “Charla sobre formación integral”, # 13, 18 de Diciembe del 2011)

Material Relacionado:

Las garras de la conexión
La línea media se encuentra en la conexión entre nosotros
El espacio virtual para la conexión interna

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: