Usando tu egoísmo por el bien del otro

Pregunta: ¿Está diciendo que la fuerza de recepción continuará creciendo mientras la fuerza de otorgamiento sigue desarrollándose en nosotros? ¿No disminuirá?

Respuesta: Una nueva fuerza de recepción crecerá en ti tanto como la fuerza de otorgamiento se desarrolle en ti. No es la fuerza de un pequeño egoísta, la cual estabas usando en el nivel animado o en el nivel de una persona del “viejo mundo”. Ahora dos fuerzas se están desarrollando en ti al mismo tiempo, fuerzas de una persona del nuevo mundo.

Hasta ahora estabas desarrollándote instintivamente, como un animal. Pero a diferencia de un animal, has desarrollado tu egoísmo a tal nivel que este simplemente se ha vuelto insoportable. Y ahora estás tratando de desarrollar la fuerza de otorgamiento con la ayuda del entorno.

El otorgamiento supone más que un regalo; es entrega, participación mutua, cercanía, soporte, misericordia, hasta el punto del amor. El amor incluye todas las otras manifestaciones de conexión y la habilidad de sentir los deseos del otro. Esto es llamado la fuerza de otorgamiento.

En el momento en que comienzo a desarrollar esta fuerza dentro de mí, una segunda fuerza comienza a crecer en paralelo a ella, la fuerza de recepción, y esta me ayuda a otorgar. Porque yo no tengo nada, soy incapaz de dar a otros, no hay forma de que establezca una conexión con ellos. Pero al usar toda mi fuerza de recepción, puedo otorgar a otros.

Sólo tengo la fuerza de recepción por naturaleza, y he existido con ella desde el comienzo del universo hasta ahora. Y ahora surge una pregunta: Cómo puedo otorgar a otros, a la sociedad, que de otra manera no me aceptará y pensará que soy un salvaje, un don nadie. Sentiré vergüenza frente a mis hijos, mi esposa, familiares, todas las personas que me importan, mi entorno más cercano, el cual hasta un egoísta lo tiene.

Siento como si todos lamentaran mi existencia. Y entonces comienzo a entender que necesito comenzar a otorgar ¿Pero cómo puedo otorgar? Puedo otorgar a través de la fuerza de recepción que tengo que conectar al otorgamiento.

Tengo un gran egoísmo que me permitió ganar, construir, y realizar cosas. Y ahora uso la misma fuerza para beneficiar a otros. Esto es llamado la fuerza de otorgamiento. Pero esas son cosas muy internas, que un principiante probablemente no puede entender. No provocarán una respuesta interna, una reacción, porque no estamos construidos de esta manera. De este punto en adelante, ya necesitamos la fuerza de corrección contenida en la Luz que Reforma.

Entonces, nuestra conclusión es: Al adquirir la fuerza de otorgamiento, desarrollo una habilidad interna de ver todo el mundo como si fuera transparente, ver a través de este, saber qué sucede, arreglar a mí mismo, mi familia, mi entorno social distante e inmediato, y organizar mi vida de una manera perfecta.

Me permite alcanzar el estado de absoluta felicidad. Me siento incluido en la realidad eterna, y me elevo al grado humano que me da la sensación de que vale la pena vivir, existir, y darle continuidad a nuestra especie, tener hijos. Siento satisfacción y llenado en la vida.

Y todo esto sucede al adquirir la fuerza de otorgamiento a través del entorno correcto.
(72141 De una “Charla acerca de la educación integral” #12, 16 de diciembre del 2011)

 Material relacionado:

Nuestro amigo, el egoísmo
Del mundo del consumo al mundo del otorgamiento
Un egoísmo fulminante

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta