100% trabajo espiritual encadenado al ego

Pregunta: ¿Cómo debemos trabajar para que una acción esté por encima de nuestro deseo de recibir?

Respuesta: Es difícil imaginar que esto en este momento porque para nosotros, incluso una acción de otorgamiento, se realiza debido al deseo de recibir. Pero esto también es bueno y se llama “Lo Lishmá”, (no por Su causa).

Si yo otorgo para ganar más, entonces este es un ego grande y desarrollado en nuestro mundo. Un egoísta no desarrollado toma simplemente para sí mismo, como un ladrón que te amenaza con una pistola y lo toma todo para sí mismo como opera el egoísta más simple e ingenuo.

Si el banco te roba por ayudarte aparentemente, al darte un préstamo, posteriormente ves que ellos obtuvieron un gran beneficio por cuenta tuya, pero esto ya es un ego superior, más desarrollado. Incluso a lo largo de la historia humana hubo muchas guerras y robos al principio y la gente tuvo que esconderse detrás de las murallas de la ciudad.

Pero luego las personas se volvieron más sabias y aprendieron a mentirse los unos a los otros y a robarse hábil y legalmente. La gente ya calcula las cosas y ve que no hay ningún punto en el uso de las armas y en el derramamiento de tanta sangre, si esto puede hacerse de otra manera, por medio de tratos que traerán los mayores y más seguros beneficios. Sin embargo, todos estos cálculos se derivan del mismo deseo de recibir.

Pero cuando yo alcanzo un deseo de otorgar, mis acciones son llamadas “Lo Lishmá”, porque, aunque las hago de manera egoísta, para mí, yo trato de no hacerlas para mí mismo. Yo simplemente no tengo otra opción debido a que estoy en el exilio, esclavizado por mi ego, y por ello tengo que escuchar y pensar en mí mismo.

A veces yo tengo mucho deseo de otorgar, de conectarme con otros, pero más tarde veo que lo hice todo para mí mismo. Si no me interesara hacerlo, yo no podría hacer nada, ni siquiera pensar en ello. Pero yo ya estoy en desacuerdo con eso y trato de hacer al menos algo para otorgar, es por eso que se llama “Lo Lishmá”. Esto es 100% trabajo espiritual, porque la persona no tiene la culpa de estar en el exilio, bajo el dominio de su deseo de recibir.

Ella no tiene más opción, y tiene que pasar por este proceso, al incrementar la velocidad para alcanzar una deficiencia total, una vasija completa para el otorgamiento. Nosotros aun tenemos que trabajar en “Lo Lishmá” tratando de imaginar todos los estados en los cuales el otorgamiento en sí se cumple en “Lishmá” (por Su causa), en realidad intentar de manera física, mental, interna, con todo nuestro corazón (deseo) de tomar parte en esta acción, obligándonos a nosotros mismos a ser incluidos en este.

Incluso si yo tuve éxito en cierta medida al pensar en el otorgamiento, y todo lo demás es egoísta, aun así lo intenté. Por lo tanto, esto es llamado “trabajo espiritual”, porque aunque sé que yo estoy trabajando para mí, por lo menos externamente hago todo lo que esté en mi poder para actuar con el fin de otorgar. Es por eso que es llamado “Lo Lishmá”. Esto ya es trabajo espiritual y no sólo altruismo falso como el que vemos en nuestro mundo.

  (75389)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/15/12, Escritos de Rabash

Material Relacionado:
En beneficio del creador
El exilio es creado por el creado
Las trampas que pone el egoísmo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: