Construyendo un entorno para todos

No hay un calendario o marco de tiempo exacto establecido para nuestro desarrollo, comprensión, persuasión, análisis y autocorrección, para que de ser egoístas seamos altruistas, impregnados de amor y preocupación por los demás. No esperemos un período de tiempo o un cambio de generaciones, porque los cambios pueden suceder en nuestra generación. Todo depende de nuestra disposición y de la medida de deseo de cambiar.

Como hemos aprendido de los estudios del libre albedrío, nuestro deseo depende por completo de nuestro entorno. Tenemos que trabajar juntos. La persona no puede trabajar sobre sí misma por sí misma y convencerse a sí misma de algo, Esto no trae ningún resultado positivo. Tenemos que construir un entorno, una sociedad que influya en nosotros, y entonces todos cambiarán. ¡Así que adelante, construyan este gran entorno para todos nosotros! Con la ayuda de este entorno nos convenceremos de la necesidad de este camino y rápidamente desearemos cambiar y conectarnos a través de la garantía mutua.

Como resultado, el entorno influirá en nosotros con tanta intensidad que los cambios se llevarán a cabo a una velocidad increíble. Después de todo, estos cambios no dependen de nuestro calendario.

Los niveles inanimado, vegetativo y animal de la naturaleza evolucionaron durante miles de millones de años. Este es el proceso de desarrollo del egoísmo. Nosotros no somos responsables de este proceso, sólo lo realizamos cada vez más de acuerdo a nuestro crecimiento.

Sin embargo, en este momento la intensidad y la velocidad del desarrollo están en nuestras manos. Todo depende del entorno, y yo puedo construirlo artificialmente, mejorarlo constantemente para que se vuelva más grande y fuerte en su influencia sobre mí. Aquí yo necesito gente de las artes, científicos, sociólogos y psicólogos. Tengo que usar todo lo que existe en la humanidad con el fin de crear una influencia intensa y eficaz. Entonces, experimentaremos una vida feliz en esta generación, y veremos cuan bueno es lo que les dejaremos a nuestros hijos.

Si separamos los deseos humanos dentro de este contexto, entonces podemos decir que estos se dividen en dos partes: los deseos individuales que se relacionan con el ser humano de manera personal y los deseos sociales. La persona debe limitar sus deseos individuales hasta el punto que le permitan llevar una vida normal. Sin embargo, la persona debe desarrollar sus deseos sociales tanto como le sea posible, comenzando de un pequeño círculo de amigos y luego ampliarlo, hasta que la influencia del entorno le ayude a desarrollar el nivel de buenas relaciones, responsabilidad, preocupación, garantía mutua, y amor por el mundo entero.

Uno debe entender que al salir del egoísmo y preocuparse cada vez más por la construcción de las relaciones mutuas con círculos cada vez mayores de la humanidad, obtiene más sabiduría y sensaciones más profundas, uno los incluye a todos dentro y por lo tanto siente toda la realidad y toda la naturaleza. De esta manera se abre para uno una nueva realidad, un nuevo mundo, vive en él al salir de sí mismo y los siente a todos. Esta constituye la vida en el nivel humano que la naturaleza preparó para nosotros. A través de este nos realizamos correctamente aquí, en este mundo.

(75203 – Del Kab.tv de “Una nueva vida”, episodio 11 del 1/9/12)

Material relacionado:
La cura para el mundo es la educación integral
¿Un animal muy sofisticado o un humano?

¿Cómo podemos hablarle al mundo sobre la fuerza de la unidad?

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta




Próximas Entradas: