De acuerdo a las leyes de la burbuja

Pregunta: ¿No tenemos nosotros la tendencia a poner mayor énfasis en las acciones que en las intenciones durante el día?

Respuesta: Todo nuestro trabajo está basado en las intenciones. ¿Podemos traerle cambios reales al mundo sólo a través de acciones? Al diseminar nuestro mensaje queremos cambiar la intención de las personas. Nosotros tenemos que abordarlas diferentes maneras para que puedan absorberlo y ser inspirados, y entonces su actitud comenzará a cambiar.

Si hubiera una onda por la que pudiéramos transmitirles el conocimiento sobre el mundo integral, por medio del poder de la mente, haríamos eso. Pero por el otro lado, un método que se asemeja a la hipnosis o una inyección no sería eficaz aquí. La gente tiene que entender, percibir, y analizar internamente lo que nosotros les traemos.

No es posible “inyectar” simplemente otro punto de vista del mundo en la persona. Ella necesita adquirir este conocimiento conscientemente, sin mentiras, confusión, o fraude. Tenemos que crear las condiciones adecuadas para ella, gracias a las cuales alcanzará el resultado deseado por ella misma y compartirá nuestro punto de vista. Así que incluso si hubiera una onda mental de transmisión de la información, sólo reduciría a la persona al nivel “inanimado”, mientras que nosotros, por el contrario, tenemos que asistirla en su desarrollo. Este es todo el problema.

Así que debemos ofrecerle a la persona “alimento para el pensamiento” con el cual ella esté de acuerdo o discuta internamente hasta se creen en ella las herramientas adecuadas, las “herramientas” que le permitan comprender la situación. Hoy en día por medio del “fluir con la corriente de la vida”, la persona no puede entender y evaluar este flujo mirándolo desde afuera. Ella no penetra en la profundidad de la naturaleza a fin de comprender sus leyes, no se conoce a sí misma y a su entorno.

Nosotros no estamos hablando sobre el entorno artificial que las personas han creado para sí mismas. En esa zona ellos son los “expertos” y muchos se sienten como un gran pez en el mar. Sin embargo, los sistemas naturales que mueven a la persona, a la sociedad y a la naturaleza son desconocidos para ellos. Tenemos que hacer que sean accesibles para ellos para que puedan comenzar a sentir la esencia de las cosas, para que puedan llegar a conocer las leyes básicas de la naturaleza externa y la esencia de la humanidad. Este es el Creador, a pesar de que aun está en una forma corpórea adaptada.

Mientras tanto, las personas no tienen idea acerca de eso. Ellas están viviendo sus vidas normales en una red artificial que han tejido ellas mismas. A esto nos han llevado los procesos globales de modernización y la urbanización. El mundo entero está viviendo de acuerdo a las leyes de hoy, y por lo tanto estamos ante un trabajo muy duro: Tenemos que impulsar en la gente la necesidad de ascender, llevarlos al nivel de aclaración y de un nuevo sentimiento, y guiarlos a la raíz, para que bajo la dirección de los mecanismos artificiales de la civilización, vean nuestra mutua relación natural que penetra todos los niveles de la naturaleza.

Al traer a la persona a este pensamiento, traemos hacia adentro, dentro de un sistema totalmente diferente que no conoce y que no ha tenido en cuenta en absoluto. Ella encuentra un problema: Ella misma se desprende de la red artificial y tiene que resolver preguntas básicas por sí misma: “¿Quién y qué soy yo? ¿Qué es el entorno?, ¿Qué es la naturaleza?” Aquí se le revela otro entorno, el sistema de la naturaleza superior.

Esta es la razón por la cual los científicos hoy en día son mucho más cercanos a nuestro mensaje. Pronto estaremos tan cerca de ellos que en realidad comenzaremos a hablar en el mismo idioma. Por otro lado, mientras tanto, nosotros no podemos tener una verdadera conversación con los empresarios, industriales, comerciantes, políticos, etc., en su entorno existen las leyes del mercado.

Realmente estamos afrontando un problema de difusión difícil. Tenemos que entender la forma en la que la persona siente el mundo, la imagen que ve ante ella, los servicios sociales que utiliza, sus intereses, etc. Ella está viviendo en una “burbuja” artificial inflada y no entiende de qué estamos hablando.

Nosotros, por el otro lado, hablamos sobre el hecho de que el hombre es parte de la naturaleza en la que existen leyes claras y definidas. A ellos les molesta esta idea: “De qué leyes estás hablando, todas las leyes están escritas en la constitución”. Y así todos los problemas son “resueltos” por la legislación y las adiciones de algunos elementos más a ciertas leyes. Así es como crece el sistema artificial con el que la gente espera cambiar algo.

Con el tiempo hemos llegado a una crisis global: dos sistemas, uno artificial y otro natural, están ahora uno frente al otro. El problema es que el sistema artificial está empezando a romperse como un todo, mientras que nosotros queremos traer a la gente al sistema natural, y esto es un gran problema. Nosotros también estamos atravesando gradualmente este proceso, entonces ¿qué podemos decir acerca de la humanidad?

Así que no esperemos que las intenciones sean suficientes. En primer lugar, tenemos que entrar en la burbuja y establecer una conexión con la persona. Nosotros descendemos a su nivel, a su estado, a formar parte de ella, y desde allí empezamos a explicarle poco a poco que todos dependemos del segundo sistema, del natural, en cuanto al equilibrio y las relaciones mutuas correctas con él. Además, tenemos que actuar suavemente, de lo contrario, las personas no aceptará nuestro mensaje, ya que ellas sólo sienten su burbuja.

(74805 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 8 de Abril del 20 12, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Qué precede a nuestras intenciones
Principios para la existencia de un mundo integral
Un pequeño paso para una persona un gigantesco paso para la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: