El fulcro o punto de apoyo

El entorno es una herramienta para la autocorrección, y la autocorrección es el medio para la corrección del mundo. Esto es así porque la persona que se cambia a sí misma aunque sea un poco, cambia al mundo entero.

Arquímedes dijo: “Denme un lugar dónde apoyar y una palanca lo suficiente larga y moveré el mundo”. Todo el problema es ese punto, el punto de apoyo.

Tú puedes “mover” la tierra si tienes el punto correcto y seguro sobre el cual apoyarte. Incluso si la parte sobrante de la palanca es apenas de un metro de larga y si el lado derecho es, digamos que, de millones de metros de largo, incluso si utilizas la fuerza de un gramo solamente, moverás el mundo.

Tienes que ser un héroe en calidad, no en cantidad. Todo se trata de cuánto prefieres tú lo espiritual sobre lo corporal, es decir a la internalidad por encima de la externalidad. Esto significa que tú eliges el punto de apoyo. Si ves que la espiritualidad es más importante que la corporalidad, entonces no importa cuánto “pese” la tierra, tienes una palanca que puede moverla. Esta es la “mecánica celestial”.

(75820 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 19 de Abril del 2012, Día conmemorativo del Holocausto)

Material Relacionado:

El problema del mundo es mi problema
La exterioridad sirve a la interioridad
La cabalá enseña amor, otorgamiento y nada más

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta