El Único que me ayudará

Al tratar de unirnos en el grupo, no solo evocamos la Luz, sino la Luz que Reforma. Esta no me corrige, sino que me da nuevos detalles de percepción. Su trabajo es mostrarme que estoy totalmente separado, roto, que soy opuesto, que estoy inmerso en el odio, y que estoy en el fondo. En primer lugar, yo llego a este reconocimiento.

Más allá de eso, la Luz me obliga a sentir que nada me puede salvar, y que es imposible salir. Esta me da la sensación de que no hay fuerza en el mundo que me pueda corregirme, a pesar de que aparentemente yo quiera conectarme con los amigos y amarlos.

Sin embargo, yo continúo trabajando y haciendo lo mejor que pueda, junto con el gran odio por la separación y el gran deseo de unirme. Con la ayuda de la Luz, empiezo a entender que esto es muy importante. Entonces, esta me revela el punto interno más importante para mí: el entendimiento de que sólo el Creador puede ayudarme.

Así llego a dos cosas. Por un lado, empiezo a odiar el mal, y por el otro, yo llego a amar el bien, lo que significa el otorgamiento absoluto, cuando en realidad quiero salir de mi camino hacia los demás. He adquirido una gran deficiencia, la necesidad de unidad y amor. Además, por encima del llamado del corazón, he llegado a la comprensión de que nadie puede ayudarme excepto el Creador.

Así, eventualmente, adquiero una deficiencia por el Creador. En primer lugar, supongo que, junto con los amigos, nos derribamos el Majsom (la barrera que nos separa de la espiritualidad), y como resultado de esta demanda, yo puedo penetrar más profundamente la naturaleza y descubrir la fuerza interior oculta en ella, la fuerza única que puede ayudarme. Yo siento que el deseo dirigido al Creador nace en mi corazón.

Este es el máximo, el punto culminante de mi trabajo sobre el grado corporal, con todos los medios disponibles aquí. A partir de este punto, estoy “bloqueado” en el Creador: ¿Cómo puedo pedir, exigir, obligar, y pedirle ayuda a Él?

Este deseo se desarrolla y adquiere nuevas formas. ¿A quién está destinada la ayuda del Creador? Yo empiezo a ver que hasta el momento, yo quería usarlo a Él, incluso a pagarle. Sin embargo, en realidad necesito los cambios con el fin de darle placer a Él. Por lo tanto, al cambiar internamente, empiezo a cambiar nuestras relaciones mutuas, incluso por encima de todos mis cálculos personales, quiero que todos los cambios que le dan placer.

Este es el trabajo del Creador: yo trabajo y dirijo conscientemente todo el fruto de mi trabajo hacia Él. Entonces, yo le pido sentirlo a Él. Le pido hacerlo no como lo hago ahora, no para mi propio beneficio, sino por el contrario, le digo: “No te reveles Tú, de lo contrario mi deseo de recibir comenzará a disfrutar. Sólo dime qué es para el bien Tuyo. Esta es la única cosa que quiero”.

Así, desde el nivel de nuestro mundo, yo paso a otro tipo de trabajo, realizado en relación al Creador. Al mismo tiempo, continúo a trabajar en el grupo, pero ahora como un todo con él.

(75857 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Abril del 2012, “Prefacio al Libro del Zóhar”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: