La difícil prueba de la gloria

De la lección de Rabash: La persona debe estudiar basándose en que la fe la obliga, no porque otros digan que es ella es justa, de tal manera que le den fuerza e inspiración para trabajar. Eso se debe a que luego esta fuerza se basa en el orgullo y en el honor y no en la fe, lo que significa que se basa en el egoísmo en lugar de basarse en la santidad.

Por lo tanto, uno debe ser muy cuidado de no recibir ningún respaldo externo. Es justo lo contrario: si el entorno ignora a la persona, realmente es un regalo de arriba porque se le está dado la oportunidad de seguir trabajando en aras del otorgamiento.

Y si la persona es enaltecida, se le da energía para trabajar de manera egoísta, en aras del respeto. Y no importa cuánto trates de explicárselo a esa persona, nada ayudará, esta es la forma en que funciona nuestro cuerpo, nuestro ego.

Por lo tanto, no es fácil separarse de la recompensa o del castigo que provienen del entorno, la única forma es trabajando en una línea extendida directamente hacia la meta de la creación. Pero sin esta separación, todo nuestro trabajo beneficiará a las fuerzas impuras, al Faraón, a nuestro ego.

De acuerdo a lo influenciada que esté la persona por la buena o mala actitud del mundo hacia ella, por la retroalimentación o comentarios que reciba del mundo exterior, podemos ver claramente donde está. Si esta persona no presta atención a estos comentarios y continúa su camino, recibe todo tipo de críticas como ayuda desde arriba. Mientras más se le ataca por todos lados, más le ayudan.

(75854 – De la preparación para la lección del 20 de Abril del 2012)

Material Relacionado:

El universo entero está en la gota de nuestra unidad
Lo mejor (para los amigos)
Celebrando la vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: