La totalidad no admite desviaciones

Pregunta: En la “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot“, Baal HaSulam dice que cada persona atravesará los estados espirituales. ¿Tiene que ver esto sólo con las personas con un “punto en el corazón”, o con todos en realidad?

Respuesta: Todos deben alcanzar el final de la corrección, Gmar Tikkun, todos. La pregunta es, ¿cuándo? ¿En qué orden? ¿Después de quién y antes de quién?

Se nos dice: “Porque todos me conocerán desde el más pequeño hasta el más grande”. “Porque mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”. ¿Podría ser que un cierto deseo de recibir se mantenga sin corregir? ¿Llegará el final general y absoluto de la corrección de Maljut de Ein Sof?

Toda la diferencia está en nuestra participación. Hay quienes tiran de toda la humanidad que está después de ellos, con la mitad o con una cuarta parte… es lo mismo que con Moisés durante el exilio de Egipto, quien, de acuerdo al consejo de Jetro, dividió al pueblo en decenas, cientos, miles, etc. con el fin de dirigirlos a la corrección.

Un viviente en la sabana africana también llegará a la corrección, si no lo hace ahora, en unas pocas reencarnaciones más. Él también tendrá que pasar por todos los estados espirituales. En su imaginación, él ahora está cazando un antílope, pero si lo miras de otra manera, verás que es una vasija espiritual que está atravesando ciertos estados en el camino hacia una corrección más seria de la que siente conscientemente, tú no podrás ver una imagen corporal, sino el deseo de recibir. Ahora mismo él está en el proceso de corrección y está reencarnando, solo que es inconscientemente.

Este proceso nos incluye a todos, pero cada uno a su manera. Por lo tanto, nosotros no criticamos a nadie. La persona misma determina la forma en que siente su mundo y su cooperación con los demás. Todos somos diferentes, y cada uno tiene su propia parte, su propia combinación de la chispa, la Luz, y el deseo.

Pregunta: ¿Puede cualquier persona tomar parte activa en el proceso?

Respuesta: Incluso una ligera acción es suficiente para que alguien exprese actividad. Imagina que naciste príncipe, y te espera una gran misión. En consecuencia con esto se te educó y enseñó, pero tú llevas a cabo tu misión en un 80%, mientras que una persona común que asea las calles invierte el 100% de su interioridad. Por lo tanto, quién asea las calles alcanzará el final de la corrección, se elevará hasta el nivel de justo, lo recibirá y lo sentirá todo, mientras que tú tendrás que trabajar, aunque hablando en términos espirituales específicos, tus correcciones son mucho mayores que las suyas.

Cada uno es medido de acuerdo a su deseo de recibir, y en esto la persona determina su nivel. La escalera espiritual está en nuestra vasija espiritual.

(73973 – De la 4° parte de la lección diaria de Cabalá del 29 de Marzo del 2012, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

Material Relacionado:

Platicas para principiantes
El temor del shabat cae sobre los ignorantes
Corrigiendo las naciones dentro de mí

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: