Las semillas de Luz se siembran ahora

La festividad de Pesaj (Pascua) comienza mañana. Tenemos que entender qué es. En primer lugar, “Pesaj”, es el estado más importante. Nosotros recordamos este éxodo de Egipto en todas las correcciones siguientes. ¿Por qué? Debido a que este es el fundamento del cual comienza la escala de grados espirituales.

En segundo lugar, Pesaj es el nacimiento espiritual de un ser humano.

En tercer lugar, estamos hablando de la oscuridad dentro de la cual construimos la base preparatoria de nuestras correcciones, porque no tenemos nada más, que corregir excepto lo que se revela en “Egipto”. Estos años de preparación, por una parte, son útiles porque revelan nuestros deseos corruptos, por la otra, son difíciles porque el exilio es una cosa desagradable.

Sin embargo, en realidad todo depende de la forma en la que aceptemos lo que está sucediendo, que tratemos de comprender, de entender y de reconocer este estado, cuán conscientes somos de su necesidad en el grupo, y cuanto podemos sentir que florecemos en él.

Del mismo modo, la Edad Media fue un período oscuro de la historia, que se caracterizó por la confusión, la brutalidad humana, la crueldad de la Inquisición, la agresión religiosa y las costumbres bestiales. Sin embargo, yendo más profundo, vemos que se convirtió en la preparación para el estallido del Renacimiento, para el desarrollo de la ciencia y de otros logros posteriores.

Hasta el final de la Edad Media, la humanidad estaba obteniendo grandes vasijas, deseos. Luego se llevó a cabo una explosión cultural, y comenzó el Siglo de las Luces durante el cual utilizamos lo que habíamos preparado antes. Ahora, estamos aproximándonos a un resultado lógico, la crisis de todos los deseos está agotándose y no hay nada más que hacer en nuestro mundo.

Si trazamos un paralelismo con la espiritualidad, la preparación actual nos permite llegar al final de la corrección y utilizar correctamente nuestros deseos. Después de todo, nosotros revelamos nuestro mal durante el período del exilio de Egipto. Es por eso que todas las correcciones posteriores son llamadas “recuerdos” del éxodo de Egipto.

En este caso, el mal se nos revela sólo entre las relaciones entre amigos. En consecuencia, si percibimos correctamente los problemas que surgen entre nosotros, nos preparamos para el ascenso. Debemos suplicar por la corrección de estos estados, sin embargo, con la condición de que queramos unirnos, sentimos la necesidad de ello, vemos que no podemos, y no obstante seguimos presionando. Cuanto menos éxito tengamos, más nos presionamos.

Tenemos que revelar el otorgamiento en esta presión mutua entre nosotros. Incluso si en vez de ella, nosotros por el contrario revelamos la recepción, el mal, que se manifiesta por encima del bien, nosotros no retrocedemos, no nos relajamos y no nos desesperamos. Vamos hasta el final, hasta el estado del cual se nos dice en la Torá: “y los hijos de Israel gimieron por causa del trabajo” (Éxodo 2:23)

No serán sólo gemidos; realmente sentiremos que somos impotentes para hacer algo más. Allí es cuando la persona levanta sus manos al Creador y se une en la oración colectiva.

Por lo tanto, debemos respetar el período actual. Nosotros no podemos salir de él hasta que preparemos el deseo por las correcciones posteriores. Es imposible recibir la revelación desde Arriba, si nosotros no empujamos, obligando a la Fuerza superior a revelarnos nuestro mal.

(74562 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/5/12, Escritos de Rabash)

La huida hacia la unidad
Un salto hacia la libertad
El lugar de trabajo esta entre los corazones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta