Los grados del ego creciente

La conciencia es la nueva categoría nacida de la falta de equivalencia de forma. Yo comienzo a percibir quien soy cuando me siento mal y trato de aclararlo: ¿Qué es lo que no me gusta y porque me siento mal? Entonces comienzo a buscar la fuente de todo este mal, ¿de quién viene esto?

Todos los 125 peldaños están basados en la falta de equivalencia de forma. La cual eleva constantemente todas las preguntas: ¿Qué es este trabajo y quien es el Creador a quien debo escuchar? El Faraón está constantemente haciéndonos estas preguntas y nosotros estamos tratando de encontrar la respuesta. Así es como el Creador juega con nosotros en ambos lados, enseñándonos a ser más sensibles a la intención de hacerlo para otorgar.

De un grado al otro, el Creador nos da una sensación más cualitativa de la falta de equivalencia de forma. Si al principio me siento bien y mal solo con respecto al criterio corporal al juzgar en qué medida he tenido éxito en robarle a alguien, ahora yo juzgo el bien y el mal de acuerdo a mis intenciones en relación al Creador o a la persona de quien he robado.

Primero robe sin que nadie lo notara y no pensé en lo que había hecho. Después continúe haciendo lo mismo, pero comencé a sentir que estaba tomando de alguien. Después comencé a sentir vergüenza de robar, de tomar algo de un extraño para mí mismo. Después mi conciencia creció para que ya no tuviera que tomar nada que no es mío, pero cuando vi algo similar, sentí que estaba robando y tampoco estuve de acuerdo con esto.

Continúe después corrigiéndome a mí mismo; no me permito robar, ni siquiera pensar en robar, y este pensamiento se me ocurre rara vez. Los diferentes discernimientos espirituales están volviéndose cada vez más certeros dentro de mí con respecto a esto. Aquí el Creador nos confunde y crea diferentes interrupciones, y todo esto está siendo aclarado solo en el pensamiento.

Eventualmente alcanzo un punto en el que hasta un simple pensamiento acerca de usar a otros me hace sentir mal: si de repente pienso que otro podría estar enfermo en vez de mí, o que él se sentirá mal en vez de mi. Me horroriza pensar que yo podría obtener ganancia a expensas de otros.

Este pensamiento permanece pero se vuelve más delicado, fino, e interno. El mal hacia otros permanece hasta el final de la corrección, pero se vuelve más cualitativo porque estamos corrigiendo la ruptura. Nosotros nos elevamos desde la explotación simple, mezquina y gruesa de otros, a la explotación astuta, sofisticada que daña las raíces mismas. Como esta dicho, “aquel que es más grande que su amigo, su deseo es más grande que el de su amigo”, lo cual significa que el ego es de una cualidad más elevada.

Tú tienes una ligera intención egoísta, pero parece ser enorme, no como “del ancho de un cabello” si no como “gruesas cuerdas”. La corrección esta en elevarte por encima tu ego, pero el deseo de usar a otros es renovado en cada grado y se vuelve mas y mas interno y astuto. Es por esto que debemos trabajar y el laboratorio principal para esto es el grupo, donde puedes aclarar rápidamente tu actitud hacia los demás.

(75184 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 11 de abril del 2012, “La Puerta de las Intenciones“)

Material Relacionado:

Mientras más grande es el ego, mayor es la corrección
Mientras ascendemos el temor se desactivará
Lo más importante es abrir tus ojos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta