Los malvados tienen su propia verdad

Yo necesito separar los resultados de cada una de mis acciones y cada estado en dos partes:

1. El estado mismo vino del Creador, y siempre es bueno;

2. Mientras que yo, de acuerdo a mis deseos, puedo llamarme a mí mismo “malvado” o “justo”, dependiendo de si puedo justificar este estado o no.

Por otra parte, ¿qué criterios debo utilizar para justificarlo? Si es agradable para mí, entonces por supuesto que lo justifico. ¿Entonces qué soy yo en este caso, el “malvado” o el “justo”? Yo soy el malvado porque justifico al Creador de manera egoísta.

También podría ser todo lo contrario: Mi estado es malo para el deseo de recibir y bueno para el deseo de otorgar, puesto que me permite seguir adelante. Resulta que el Creador está ayudándome al enviarme una sensación mala para que yo no permanezca en el mismo lugar y en vez de ello me dé cuenta de que todavía hay cosas que requieren corrección en mi relación con Él.

Siempre son necesarias las autoevaluaciones veraces y precisas. Todo depende de la persona que alcanza el estado dado, que lo analiza correctamente, y llega a una demanda. ¿Y qué demanda? Él pide las fuerzas del otorgamiento, y nada más.

Si yo pido lo bueno, esta demanda será egoísta. Al mismo tiempo, no soy capaz de pedir que mi egoísmo sea dañado. El ego mismo se esconde en dicha petición.

¿Cómo puedo pedir que alcanzar el siguiente estado, que sin duda es presagia daños a mi egoísmo? ¿Podría realmente pedir al Creador que me corrija, que Él me quite lo más preciado que tengo ahora? Si en mis deseos actuales anhelo los placeres, ¿cómo puedo pedirle que yo deje de recibir placer? Esta no será una aspiración del corazón, sino simplemente palabras que no cuentan en la espiritualidad.

La persona no tiene posibilidad de elevar una plegaria por la corrección, por sí misma. La única manera es apelar desde el punto en el corazón (sin añadir nada propio, puesto que el egoísmo reina dentro de mí) al conectarse con el grupo, al mismo tiempo. Sólo junto con los amigos puedo yo hacer mi contribución a la oración común por la corrección. Y esta oración nos ayudará.

(73979 – Desde la 4° parte de la lección diaria de Cabalá del 29 de Marzo del 2012, “Introducción al TES”)

Material Relacionado:

No tengas miedo estamos contigo 
Una mujer hermosa, una casa hermosa y hermosas vasijas
Solo un poco de carencia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: