Miente, pero honestamente

Rabash, Shlavei HaSulam (Los peldaños de la escalera), “Qué son una bendición y una maldición en el trabajo”: Cada día, el hombre necesita empezar de nuevo y decir que hoy le será concedido ver “Yo soy tu Dios”, y que él no escapará de la batalla. No debería decir “ya recé muchas veces que Dios me dé las vasijas de otorgamiento, y saldré del deseo de recibir para mí mismo, y no he recibido ninguna respuesta a mi oración, así que ¿cuál es el beneficio orar de nuevo?”

La verdad es que nunca pedimos vasijas de otorgamiento, puesto que es imposible.

Sí nosotros lo que llamamos “otorgamiento”. Pedimos ser capaces de amar al otro, pero así es como lo llamamos; esto no es “otorgamiento”; no es el amor por los otros o deseos de otorgar. Nosotros nunca oramos verdaderamente por el mundo espiritual, o por el estado espiritual, o las vasijas espirituales. En nuestro deseo actual, en nuestra mente y sentimiento actuales, simplemente no son capaces de pedir esto, ni siquiera sabemos qué es.

Por lo tanto, se nos dice: ” trabajé hallé”. Debemos esforzarnos en lo que los cabalistas nos dicen que hagamos, seguir estrictamente sus recomendaciones, y comprender claramente que no tenemos ninguna oportunidad de llegar directa e independiente a la oración correcta, no podemos romper nuestro corazón y elevar una petición por la corrección (MAN).

Al principio cada una de nuestras oraciones está basada en cómo recibir, ganar, y tomar ventaja de los amigos, del Creador, de cualquiera. Ese es el hecho y no hay lugar hacia dónde escapar de ello. Pero por encima de nosotros, hay un sistema de ruptura que traslada nuestras acciones, nuestras peticiones rotas, hacia la corrección.

En el camino de arriba hacia abajo, los deseos se rompieron, y en el camino de regreso, cuando yo me elevo desde el estado roto, estos son corregidos en este sistema. Ellos se elevan como si yo pidiera lo que se necesita, como si realmente elevara una plegaria por el amor y el otorgamiento al otro y por la conexión con los amigos y con el Creador a quien yo estuviera dispuesto a aceptar esto como bondad.

Este sistema es el mundo roto de Nikudim y el mundo de Atzilut es el adaptador que fue creado más tarde: A un lado de este sistema, hay el mundo falso, los mundos de BYA que están desconectados del Creador, y los estados opuestos al otorgamiento, en el cual nosotros existimos. Por otro lado, existe el Creador, la perfección.

Mi plegaria por el amor es una mentira, pero todos arreglamos esta mentira en una forma correcta, como si de verdad quisiéramos algo más que el beneficio propio. Si entre nosotros nos reunimos en la forma correcta, si organizamos el estudio y todas nuestras acciones correctamente, entonces nuestra petición pasa a través de este sistema que los corrige, y esto es llamado “trabajé y hallé”.

Aunque no conocemos el mundo de Atzilut, éste hace su trabajo. Y es por eso que tenemos que hacer exactamente lo que los cabalistas nos dicen, sin mentirnos a nosotros mismos o sentirnos avergonzados. Es cierto que no pedimos la espiritualidad, pero gritamos como un bebé y la madre sabe lo que él necesita. La madre sólo necesita un pequeño grito del bebé para saber cuáles son sus necesidades.

Esto es lo que se requiere de nosotros. “Haz todo lo que puedas hacer”, y esto traerá buenos resultados.

(72041 – De la Convención en la Arava del 25 de Marzo del 2012, Lección 7)

Material Relacionado:

Klipa (cáscara) la mentira que conduce a la verdad
El mundo espiritual tal como es sin ningún milagro
Corrigiendo el mundo fragmentado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta