Para recibir el pago, pásate a la espiritualidad

Baal HaSulam, Carta 12: Pero es tonto pensar que el Creador está obligado a bendecir exactamente el lugar donde tiene lugar la acción. Por el contrario, usualmente, la acción está en un lugar y la bendición está en otro lugar, en un lugar donde la persona no hace nada, porque no sabía o no podía hacer nada ahí.

Nosotros nos esforzamos en un lugar y el resultado es revelado en otro, y entonces no entendemos dónde desaparece todo nuestro trabajo. En realidad, no sabemos qué tipo de trabajo estamos haciendo ¿Son nuestras acciones buenas o malas? ¿Nos dirigen hacia la meta o no? ¿Quién las lleva a cabo: nosotros o el Creador? No entendemos todo esto porque estamos en un estado de mucha confusión.

¿Por qué estamos en ocultamiento? No sabemos exactamente qué debemos hacer con este, no sabemos si actuamos correctamente o no…. ¿Por qué la niebla, la confusión, la falta de entendimiento, la falta de orientación, o la falta de responsabilidad traen algún resultado de acuerdo al principio de “Trabajé y encontré”? ¿Por qué esto es llamado esfuerzo? ¿No sería mejor si se nos dijera en los escritos exactamente qué debemos hacer?

No, así no son las cosas. Aún cuando no podemos estar de acuerdo con este enfoque, esto se describe en innumerables lugares en los escritos cabalísticos, en miles de extractos.

Nuestro trabajo no tiene nada que ver con los resultados, y es realmente muy difícil aceptar esto. Debo actuar como una “marioneta”, como una bestia, como un loco. Se me ofrece una mentira: abrazarme con los amigos mientras yo no quiero hacerlo, hablar de amor sin sentirlo…. En pocas palabras, tengo que hacer aquello que no entiendo.

Esta dualidad es necesaria para elevarnos de este mundo al mundo espiritual. El mundo espiritual es opuesto a este mundo, es desconocido, imperceptible. Por lo tanto mediante esas acciones incomprensibles adquirimos las vasijas que nos guían al lugar que no hemos alcanzado.

Entonces necesitamos las órdenes de Arriba para cumplir con esas acciones. Queremos entrar a la dimensión que no va con nuestros atributos de ninguna manera, y de hecho no hay nada que nos atraiga en esa dirección. Tenemos que actuar “automáticamente”: Los cabalistas lo dicen y nosotros lo hacemos.

Si la persona entiende que no hay opción, si realmente quiere elevarse a un nivel más alto, entonces está consciente del hecho de que este es un nivel totalmente diferente y que esta no es una adición cuantitativa en absoluto. No seré más listo ni entenderé más, no adquiriré más bendiciones terrenales. Actúo asumiendo que este mundo se agotó y se acabó. No hay nada que yo pueda añadir aquí.

Estoy preparándome para añadirme a mí mismo algo más: un grado espiritual. Por lo tanto, tengo que estar equipado con vasijas, las Luces, discernimientos, y Reshimot (genes de información), con todo lo que pertenece al mundo espiritual.

(72050 – De la Convención en la Aravá del 25 de Marzo del 2012, Lección 7)

Material Relacionado:

Los malvados tienen su propia verdad
Crecer de una petición caprichosa hacia una demanda válida
El creador no existe fuera de nosotros

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta