Despertando el amanecer

Pregunta: Usted dice que el centro del grupo es Maljut del mundo de Atzilut. ¿Este existe ahora, sólo cuando estamos estudiando esas cosas de forma teórica?

Respuesta: Esas cosas existen sólo cuando las alcanzas. Hasta entonces, permanecen en estado potencial.

Por ejemplo, tienes un hijo recién nacido, y el potencial para las siguientes generaciones que vendrán a partir de él existe dentro de él. Ellas aún no existen, ni siquiera en la gota de su semen, pero aun así están previstas mediante el programa de un orden mayor. Esa es la “existencia potencial”: Existe un programa por encima de nosotros, un orden de causa y efecto, y no podemos cambiar nada en este. Gradualmente, se realiza este potencial.

Todo lo que sucedió con todos hasta ahora, fue transformado de potencial a real. Así, el bien y el mal están similarmente condicionados por el programa superior; no podía ser de otra manera. Con respecto al pasado, somos fatalistas.

Cuando se trata del futuro, podemos cambiarlo. En esto no podemos tener fe en el destino. Es verdad que las Reshimot (los genes de información) ciertamente se realizarán, y las Luces ciertamente serán opuestas a ellas, pero yo defino su relación a través de mis esfuerzos. Si mis deseos son equivalentes a las Luces, hasta ese grado cambio mi sensación en ese camino, hasta la sensación opuesta, y entonces me muevo hacia adelante de forma confortable y a buen ritmo. Esto es lo que significa “cambiar el destino”.

Todo está determinado por el ritmo de avance. Si desaceleras la realización de las Reshimot, estas te causan sensaciones muy desagradables, comparadas con la opción del camino acelerado. Incluso la canción más alegre cantada lentamente suena como una marcha fúnebre y viceversa. Al acelerar el tiempo, es como si convirtieras tus sensaciones de negativas a positivas.

El mundo hoy está pasando por una crisis por la misma razón. Es como si las personas estuvieran en shock por lo que está sucediendo y fueran incapaces de tomar las decisiones necesarias. Esto se debe a que el ritmo del desarrollo súbitamente se incrementó, pero el hombre aún no se adapta.

Yo no soy “circular”, ni integral. No puedo tomar en cuenta numerosos parámetros simultáneamente. En todos los lugares, algo está sucediendo, todo está interconectado, pero aún trato de ir por la senda establecida por mi egoísmo. No podemos llevarnos bien con el mundo moderno porque nuestros ritmos no coinciden.

Entonces, el fin de la corrección está predeterminado; sin embargo, la manera en la que realizo mi desarrollo, depende de mí: por el camino del sufrimiento o por el camino del avance sensible, consciente. El ritmo lo determina todo.

Es por eso que está dicho que Israel acelera el tiempo. La realización de las mismas Reshimot puede estar acompañada por sensaciones positivas o fatalidades, guerras, epidemias, y otros infortunios que nos forzarán a dar el próximo paso. Todo depende de la preparación, tanto para las lecciones como para la vida.

Como está escrito, “yo despierto el amanecer, y el amanecer no me despierta a mí”. Debemos desear la realización de nuevas Reshimot ya que cada una de ellas es una oportunidad de elevarse hacia un otorgamiento mayor.
(78500)

De la 4º parte de la Lección Diaria de Cabalá del 5/21/2012, “Introducción al TES”

Material Relacionado:
Una adición de la realidad
La velocidad del avance espiritual
La telenovela llamada mi vida 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta