El sabor de las nuevas sensaciones

Pregunta: Una persona necesita abrirse ligeramente para sentir el sabor de salir de sí mismo, el sabor de la integralidad ¿Cómo es posible hacerlo? ¿Dónde comenzamos?

Respuesta: Al principio, usamos juegos en el proceso de enseñanza. Estos nos muestran cuánto perdemos en nuestra interacción al ser individualistas y cuánto ganamos si participamos juntos.

Cuando participamos mutuamente, no conectamos nuestros esfuerzos o nuestro conocimiento, sino que damos a luz a algo nuevo: una nueva fuerza, un nuevo conocimiento, nuevas oportunidades, y lo más importante, una nueva sensación que existe entre nosotros. Y todos existimos juntos en ella.

Desde el interior de esta nueva participación, incluso no comenzamos a sentir el “nosotros” ya que este es el total de individualistas que se reúnen. Cuando salimos de nosotros mismos, de los individualistas, pasamos al próximo estado de integralidad llamado Adam (hombre o humano). Debemos tratar de comenzar a sentirlo. Pero esto es una sintonización muy fina.

Pregunta: ¿Cuál es el primer paso para comenzar a sentir esto?

Respuesta: Pienso que se construye con base en la conversación, con base en la comunicación, con base en el entendimiento y en la participación mutua. Se crea una especie de sensación común, una especie de entendimiento mutuo profundo, interno, no verbal, cuando comienzan a sentir qué los entrelaza, qué tienen en común entre ellos.

Es una meta compartida. Pero no es una meta individual de cada uno de nosotros; esta meta está por encima de nosotros: la armonía con la naturaleza que debemos entender, comprender su significado, sus características, su relación con nosotros, y la manera en que entramos en ella y existimos en ella. Sin embargo, sólo existimos en ello gracias a la conexión entre nosotros. Es específicamente la conexión entre nosotros la que crea el “revestimiento”, el segundo plano, nuestro sensor integral. Con su ayuda sentimos la naturaleza integral revelada en nuestra sensación mutua, como si estuviera dentro de nosotros.

Entonces, comenzamos a sentir su pensamiento, inteligencia, la meta, el plan, y gradualmente, comenzamos a alcanzarlo. Aparte de sentir que existe, comienzo a alcanzarlo, a descubrirlo, pero lo descubro en el interior, a través de nuestra sensación compartida. Junto con todos, comienzo a descubrir esto más y más.

Comenzamos a compartir nuestras impresiones emocionales y discutirlas desde un punto de vista lógico: ¿Qué es este plan? ¿Qué es esta fuerza que opera en nosotros y en otros? Cómo cambia nuestra percepción de nuestro mundo cuando comenzamos a sentir la fuerza interna de la naturaleza, la cual, aparentemente, existe aquí en el interior, y es como si todo nuestro mundo se apoyara en esa plataforma, mientras que esta constituye una red de fuerzas que sostiene a todo el mundo y lo maneja. Entonces, ¿qué es esta fuerza?, ¿qué es esta energía?

Cuando comenzamos a aclarar esto entre nosotros, entre los amigos, cada uno de nosotros llega, antes que nada, a este conocimiento compartido y recibe las sensaciones y el intelecto adicionales de todos. Y a través de esas sensaciones e inteligencia compartida comenzamos a alcanzar la armonía y la fuerza integral de la naturaleza, la cual nunca puedo yo descubrir y alcanzar solo.

Esta discusión debe tener lugar por unas horas en un grupo de diez personas y dos instructores, en un entorno de calma, con materiales de lectura específicos.

(76926 – De la “Charla sobre educación integral” # 17 del 28 de Febrero del 2012)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: