Evitando el pánico

Pregunta: Digamos que una gran fábrica ha cerrado en un pequeño poblado de 50, 000 personas, y las personas se han quedado sin trabajo ¿Qué debemos hacer? ¿Debemos informarles a las personas que los cambios cualitativos vienen en una escala global, o sólo presentarles los hechos?

Respuesta: ¿Qué queremos que haga la población, que entre en pánico? La confusión, el alcoholismo, el crimen, el colapso de la unidad familiar, etc., todas las relaciones sociales, incluso las ocultas, inmediatamente se deterioran aun más.

Primero debes advertirles a las personas, darles el remedio, y entonces hablarles de la enfermedad. Debemos tener misericordia con la pobre población. Esto es lo primero.

Segundo, ¿cómo lo hacemos? Imaginen el horrible estado de 50,000 personas que gradualmente descenderán al nivel de la pobreza y la degradación ¿Cómo se puede prevenir esto?

Pregunta: No paramos la fábrica. En su lugar, comenzamos a cortar gradualmente las horas de trabajo una hora a la semana. Les ofrecemos a las personas la opción de pasar esta hora estudiando, sin dejar la planta. Hacemos un anuncio de que la corporación está introduciendo un servicio especial, y ahora todos deben tomar lecciones como si  fuera trabajo.

Respuesta: Nuestra explicación puede ser acorde a la condición común de la nación y del mundo, de la crisis común, de los problemas comunes. Es por eso que queremos informarle a la población e incluso hacer nuestra ciudad especial, ejemplar. Esta es la razón por la que estamos presentando una educación y formación común, anti-crisis.

Nosotros podemos hablar del hecho de que la crisis no sólo está tomando la ciudad, sino todo el mundo. Debemos realmente justificarlo en la prensa y en todos los otros lugares. Las personas deben entender que hay un “tsunami” que se dirige hacia todo el planeta. Lo único es que la población debe ser informada gradualmente, no de golpe.

Mientras la crisis continúa extendiéndose, debemos educar a la población y cambiar nuestras relaciones sociales y nuestra vida hacia una forma, un sistema, que podría servir como un amortiguador para vivir la crisis de forma buena y pacífica, sin conflictos, tal vez incluso con cierto beneficio. En otras palabras, la crisis no debe ser presentada como una crisis, ya que la palabra en realidad significa “el nacimiento de algo nuevo”.

Podemos explicarle todo esto gradualmente a la población. Debemos estudiar todo esto para entender dónde están el mundo y el país, con nosotros dentro de ellos. Esto les ayudará a todos a sobrevivir y a tener éxito según el grado de su entendimiento.

Todo esto puede ser realizado a través de varios servicios públicos, la televisión local, los diarios, y presentaciones de celebridades locales. Debemos hacer todo lo que podamos. Podemos invitar profesores y organizar algo muy presentable, respetado, y convincente. Todas esas presentaciones dejarán claro que el mundo está realmente en un punto de bifurcación.

Pregunta: En vez del lamento, “todo está perdido, vamos a cerrar la fábrica”, podemos hacer una celebración, dándoles a las personas una oportunidad de crear un antecedente emocional bueno, positivo. Al reducir una hora de trabajo al día, podríamos decir, “esto es algo muy bueno”.

Respuesta: Introducimos un sistema de aprendizaje integral no sólo en la fábrica, sino también para todos en general como un sistema obligatorio, hasta con las personas retiradas.

Pregunta: Existe una categoría de personas, empresarios, a los que es muy difícil involucrar en el estudio. Son económicamente independientes ¿Cómo podemos influir en ellos para que aprendan?

Respuesta: Podemos hacerlo, por ejemplo a través del sistema de impuestos. Un cierto decreto obliga a la persona a atender un curso. Sólo entonces, se le permitirá presentar su declaración de impuestos.

(77656 – Del Kab.tv de “Ciudad experimental, solución a la crisis” del 2 de Marzo del 2012)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta