La extraordinaria levedad del ser

El divorcio hoy se ha vuelto algo común. Existe un incremento en el número de parejas divorciadas últimamente y su edad está disminuyendo. Algunas de las parejas casadas se divorcian en los primeros años de su matrimonio. Existe una teoría de que el matrimonio podría haberse agotado. Después de todo, la vida está llena de tentaciones y es muy difícil vivir con la misma persona por toda una vida.

Una mujer que tiene familia e hijos de pronto siente que ya no ama a su esposo. Podría ser un buen esposo y un buen padre, pero no importa, ella simplemente no lo ama. Existe un nuevo fenómeno natural que es común entre  muchas mujeres que de pronto pierden su sensación interna de dependencia y conexión con su esposo.

Esto nunca fue típico de las mujeres. Una mujer que vivió con su esposo siempre se acostumbró a él y siente que le pertenece. De pronto todo esto desaparece. Este es un resultado natural de nuestro desarrollo. No debemos culpar a las mujeres si este es un fenómeno natural. Primero tenemos que estudiar el fenómeno y ver qué hacer al respecto.

Es un resultado de nuestro desarrollo: dejamos el nivel animal y nos elevamos al nivel humano. Adam, que es semejante (Domé en Hebreo) a la naturaleza global. Dado que tenemos que conectarnos ahora con esta naturaleza general, con toda la humanidad, esta rompe nuestras conexiones personales privadas, la naturaleza quiere “abrirnos los ojos”, sacarnos del marco familiar para que retornemos a este más tarde, pero en un nivel diferente.

Todos recordamos la sensación de enamorarnos, las fuertes e inusuales emociones, la excitación, inspiración, y la plenitud por la cual valía la pena estar juntos y construir una familia. Pero con el tiempo desapareció ¿Entonces por qué naturalmente nos enamoramos y después desaparece, forzándonos a buscarlo durante toda nuestra vida?

La naturaleza quiere que alcancemos el verdadero amor y nos desprendamos del amor bestial, egoísta que pasa muy rápido. Tenemos que cambiar la atracción instintiva por el otro sexo, causado por la pasión natural y las hormonas, por una conexión con más significado.

La conexión ordinaria es formada porque estamos viviendo para los hijos o por una vivienda en común. En adición, es conveniente estar juntos ya que podemos ayudarnos y apoyarnos mutuamente cuando lleguemos a la edad madura. Pero hoy tenemos que encontrar la conexión elevada, interna. Es imposible mantener a una persona en los antiguos contextos: podría echar todo por la ventana e irse. Los hijos crecen y dejan el hogar y no hay nada que nos mantenga juntos, así que dividimos todo lo que teníamos y nos divorciamos. Vemos esto en todos lados.

Para mantener la unidad de la familia, necesitamos un motivo más sublime. Es como si tuviéramos que alcanzar la paz y el entendimiento con todo el mundo ya que de otra manera no sobreviviremos, pero cuando nos conectamos con todo el mundo porque no tenemos otra opción, ¡de pronto descubrimos que la principal ganancia no es el éxito económico en absoluto! Sólo era una excusa para empujarnos a construir mejores conexiones.

De pronto, en realidad descubrimos que existe una sensación totalmente nueva en esta conexión que nos separa de la vida corporal. Sentimos una vida más plena, más espiritual. De pronto descubrimos un llenado que no habíamos sentido en toda nuestra vida. Simplemente flotamos en el aire, sintiendo la extraordinaria levedad de ser sin sentir la muerte.

Antes, tenía que conectarme bajo las presiones de la naturaleza que establece la condición: “O se conectan o este será el lugar de su sepultura”. Pero más tarde me sorprende descubrir que esas relaciones son totalmente diferentes. Simplemente no podía imaginarme que así recibiría un llenado más elevado, por encima de toda esta vida.

No importa cuánto le hables a una persona de esto, no entenderá. Por lo tanto, la naturaleza nos empuja desde atrás mediante el sufrimiento, obligándonos a conectarnos antes de destruirnos el uno al otro. Nos conectamos ya que no tenemos opción sólo para descubrir eventualmente la belleza en esta conexión.

Lo mismo sucede en la familia. Ahora nos odiamos y no queremos estar juntos, queremos divorciarnos. Pero si cada uno de nosotros descubre en el mundo la carencia de amor, la necesidad, y el deseo de amar, si cada uno de nosotros entiende el sublime llenado que el amor trae, vamos a querer tener esas relaciones en nuestra familia ¡Regresaremos a la familia tras aprender a amar a todo el mundo! Entonces querremos alcanzar una conexión interna, personal con un cónyuge.

Entonces no importará que envejezcamos en un cierto número de años y no seamos tan atractivos como solíamos ser. Ni siquiera prestaremos atención a ello. Sentiremos el mismo primer amor, pero de una forma totalmente diferente, y sólo tras aprender a construir relaciones internas mediante conectarnos con todo el mundo.
(77150 De una “Charla acerca de una nueva vida” #19, 02/2/2012)

Material relacionado:

El matrimonio de acuerdo a los cálculos espirituales
El hombre, la mujer y la divinidad entre ellos
Momentos de Cabalá – “Objetivo familiar”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: