La ley del equilibrio universal

¿Por qué la Naturaleza requiere que yo aprenda sus leyes? ¿Sólo es para que sepa cómo cometer menos errores, cómo disfrutar, y cómo evitar contratiempos y problemas?

¿O tal vez, a través de los contratiempos y problemas, la Naturaleza quiere elevarme al nivel del conocimiento y control sobre mí mismo, al nivel del control sobre el mundo? Este es un nivel de existencia y consciencia completamente diferente.

Aparentemente, estamos confundiendo la causa con la consecuencia. Hoy, los problemas nos fuerzan a buscar posibilidades de asegurar nuestro éxito en el presente y en el futuro. Estos son la razón debido a la cual entendemos la Naturaleza. Sin embargo, en realidad esto no es cierto. Los problemas sólo nos empujan desde atrás para dirigirnos hacia el conocimiento, y aprender acerca del hecho de que la Naturaleza universal nos abrirá horizontes completamente diferentes, una nueva dimensión.

Nosotros sentiremos una nueva realidad, no la que percibimos hoy en nuestros cinco órganos como animales. En última instancia, sólo los sobrepasamos ligeramente en inteligencia e ingenuidad; podemos construir casas confortables, cocinar, vestirnos, pero por otra parte, los animales no tienen que cuidar tanto de su existencia.

Nuestra ventaja es diferente: podemos elevarnos al nivel en el que viviremos no para cuidar de nuestra vida corporal. Por el contrario, cuidar de nuestra vida física nos llevará a un entendimiento de la Naturaleza general, y a partir de ahí, nos moveremos hacia adelante en otra dimensión, sintiendo la realidad no a través de nuestra naturaleza animal, sino a través de una consciencia elevada, a través del programa de información que nos será revelado. Este grado no tiene relación con la existencia actual; es mucho más elevado.

Hoy, muchos científicos hablan acerca de esto como muchos otros hombres sabios de las generaciones pasadas ¿La única pregunta es cómo podemos lograr esto? ¿Cómo podemos llegar al nivel de la Naturaleza universal y sentirla como es?

Primero, necesitamos entender qué es la Naturaleza. Por sus acciones, vemos que ésta nos controla por medio de dos fuerzas: placer y dolor. Son como dos riendas que constantemente nos fuerzan a buscar los placeres y a escapar de los golpes.

Por ejemplo, yo asumo la posición más cómoda posible en las circunstancias actuales. Proceso una gran cantidad de datos: el estado de salud, la forma de una silla, el estatus de las personas a mí alrededor, etc., y como resultado, el cuerpo se organiza con el mayor grado de comodidad posible. Esto sucede cada segundo de mi vida, en los deseos, pensamientos y acciones ¿cómo puedo elevarme por encima de este control?

Al explorar la Naturaleza, descubro que existe una sola ley que actúa en ella: la ley del equilibrio universal. La Naturaleza se esfuerza hacia el equilibrio y gradualmente lleva a todas sus partes al equilibrio, a la calma, a un estado de reposo. Ella nos lleva al máximo grado de orden posible, de acuerdo a las conexiones globales, a partir del Big Bang pasando por la conexión de células que toman formas de vida altamente organizadas.

Toda la Naturaleza vive en equilibrio, y sólo el ser humano comenzó a separarse de este marco hace cerca de tres mil quinientos años. Comenzó a aplicar su mente para usar a otros, para gobernarlos, y esta adición violó su equilibrio con la Naturaleza.

Sin embargo, podemos compensar esta fuerza malvada de desarrollo con la fuerza de bondad, la cual revelaremos en la misma Naturaleza. La fuerza negativa actúa en nosotros por instinto y más allá de nuestro control: Tenemos que compensarla con la fuerza positiva, la cual obtendremos conscientemente. Y esto es posible debido a la influencia del entorno, porque al yo desear ser mejor y más elevado que el resto, soy en conclusión, dependiente de la sociedad. Y aparte de eso, dependo de ella para satisfacer mis necesidades básicas. Por lo tanto, tengo que usar el entorno, establecer contacto con este, de manera que me traiga la fuerza positiva. Y entonces controlaré mi vida.

Entonces, no es casualidad que el humano no fuera creado solo, sino como un ser colectivo y que fuera colocado en el entorno de otras personas. A través de ellos, puede educarse a la persona. En realidad, a diferencia de los animales, que no requieren de una educación, la persona debe aprender del entorno muchos factores en adición a aquellos con los que nació. El entorno añade la fuerza positiva a mi egoísmo, y podemos manejar nuestra vida, nuestro destino, con tranquilidad y comodidad.

Cuando comencemos a relacionarnos apropiadamente con las posibilidades existentes, el programa de la Naturaleza, su plan inicial acerca de nosotros, será revelado. Así, nos elevamos a un nuevo grado de conocimiento y consciencia, que está por encima de nuestra vida actual. Separados de la existencia corporal, nos elevamos en nuestros deseos y pensamientos hacia el flujo eterno de información, y viviremos en este. No importa lo que suceda con mi cuerpo, viviré en este flujo de consciencia característico de la Naturaleza y sus niveles de desarrollo.

Este es el grado del Ser Humano (Adam) que es similar (Dome) al Creador. Al fin y al cabo, el Creador es el gran programa que existe por encima de nosotros y que continuamos alcanzando, ascendiendo cada vez más alto.

(76644 – De las conferencias en Colombia del 29 de Abril del 2012, “Grupo y desarrollo espiritual”)

Un comentario

  1. No entiendo nada de nada <3

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta