Las peculiaridades de la percepción

Pregunta: Supongamos que un maestro entra en su “punto ciego” y no se da cuenta qué revela él en su poder sobre la gente y empieza a abusar de esto. En este caso, ¿debemos esperar pacientemente a que estos estados pasen o aun así debemos limitarlo a él?

Respuesta: Cuando esto sucede en un grupo psicológico normal, no debemos detenerlo, sino que debemos trabajar con él como con cualquier otra persona. Pero si estamos en un grupo avanzado que ya está más allá de las simples relaciones y actitudes egoístas, entonces debemos entender que el maestro puede aparecer como un egoísta, como una persona muy extraña, de humor variable, y dictatorial. Él puede aparecer de esta manera ante los estudiantes porque realmente está en un nivel alto, y es por eso que se comporta de esta manera. Está escrito: “No juzgues a tu amigo antes de alcanzar su nivel”.

Es por eso que siempre debemos entender que cuando se trata de amigos, es fácil tener una respuesta apropiada, puesto que podemos entender más o menos sus estados. Pero cuando esto viene del maestro, podríamos no entender sus estados, estos pueden parecer egoístas, dictatoriales, caprichosos y voluntariosos. Es posible que estos estados sólo nos parezcan a nosotros de esta manera, porque su nivel es más alto que el nuestro, y nosotros no percibimos adecuadamente cada estado siguiente.

(77348 – De la “Charla sobre educación integral” del 27 de Febrero del 2012)

Material Relacionado:

Cuatro condiciones
La labor del maestro
Un egoísta que valora el poder de otorgar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: