Pensemos en cómo podemos ayudar al mundo

Nosotros hablamos mucho sobre las cosas que queremos lograr, alcanzar, y revelar. Pero hemos merecido esta aspiración, porque el mundo entero la necesita. ¿Cómo podemos nosotros ayudar al mundo?

Todo lo que nos rodea está lleno con la Luz superior que nos impregna, pero aun no lo sentimos debido a nuestro egoísmo; en el mundo existe gran abundancia. ¡Hay de todo! Solamente nuestro egoísmo es lo que no nos permite compartir con los demás, expandirla de manera que pueda hacer felices a todos. Por lo tanto, finalmente todos sufren.

Pensemos qué podemos ofrecerle al mundo, cómo nos imaginamos una sociedad corregida, donde todo funcione ya de acuerdo con las leyes del otorgamiento mutuo, amor, y participación, donde todos entiendan que están conectados en un sistema común, y que no puede ser que algunos sean felices y otros no.

Esta interconexión se manifiesta entre nosotros a tal punto que automáticamente nos comportamos de esta manera. Nosotros revelamos que somos un sistema integral. Sólo pensamos en la reciprocidad. La persona que piensa en los demás, ya no necesita nada más. Como escribe Baal HaSulam, cada uno piensa en todos los demás. Estoy seguro de que mis amigos están pensando en mí, y por eso no puedo ni siquiera pensar en mí mismo. Y esto me obliga a pensar en los demás.

El Creador nos empuja hacia este tipo de unidad, hacia este tipo de sociedad. Esperar llegar a esto es un buen camino, a través de la difusión, la educación y la formación, en vez de sufrimiento, golpes, y diversos cataclismos y catástrofes nos empujan hacia esto.

Usemos el ejemplo más simple. Una pequeña ciudad con una población de 50 mil personas: diez mil están trabajando en la empresa más grande de la ciudad. En este momento sólo pasan la mitad del día laboral trabajando, porque no hay trabajo.

Diez mil personas son ancianas y jubiladas. Diez mil son niños. Y otras veinte mil personas están en el área de servicio, ellas trabajan en todos los sistemas de la ciudad.

El problema es que la gran fábrica, en la que trabajan diez mil trabajadores, ingenieros y otros profesionales, está cerrando. Y por esta razón el ingreso principal de la ciudad está cayendo doblemente, ya que los ingresos que trae a la ciudad la fábrica, circulan en todos los campos de servicio.

Este es un problema habitual que aparece hoy en muchos lugares del mundo.

Y ahora imagina, qué podemos ofrecer a la población si fuéramos a presentar nuestro sistema de educación y formación integral.

Por ejemplo, podemos empezar con los empleados de la empresa, puesto que la mitad de su jornada laboral está vacante. ¿Cómo podemos llegar a las demás personas de la ciudad: a las amas de casa, a los niños, a los ancianos, y a aquellos que trabajan en las áreas de servicio, dado que su carga laboral, junto con sus salarios, naturalmente están siendo reducidas?

¿Qué tipo de cambios podrían ocurrir en la ciudad si tuviéramos que introducir progresivamente nuevas relaciones sociales entre las personas, los cónyuges, dentro de las familias, en el hogar, en la calle, en los parques, en el servicio, la limpieza, los mensajeros, en todos los trabajos y puestos de la ciudad y del municipio?

¿Cómo pueden ahorrar y reducir su gasto las personas que crean relaciones integrales de tal manera que ellos no lo sientan? ¿Puede hacerse esto?

¿Cómo puede la doble caída de los ingresos de la ciudad principal ser compensados ​​de manera que la persona prácticamente no sienta cuando compense esto con nuevas relaciones sociales, con relaciones entre las personas?

Imagina cómo necesita para vivir un pueblo como éste.

Nosotros debemos poner todo esto en orden, discutir, e incorporar gradualmente todos estos problemas en un sistema, y ​​resolverlos, porque este es realmente un problema. Y hoy ya está surgiendo en muchos lugares.

Si somos capaces de expresar esto de una manera realista e imaginarlo junto con los científicos, sociólogos y científicos políticos con cálculos y números, esto nos acercará a la realización de estas ideas.

Pero, naturalmente, en general, no pueden resolverse sin formación integral. Y esto es lo principal.

Además, no debemos olvidar que ningún problema puede resolverse sin la influencia de la Luz circundante. Nosotros aun debemos tener en cuenta que sin importar cómo sean nuestras empresas, sin importar que proponga el rey de las maravillosas ideas, las grandes personas y las grandes mentes, nada funcionará sin nuestra espera, conocimiento, y trabajo, de tal manera que eso atraiga la Luz, y entonces ella lo hará.

(76595 – De la Convención en Vilna del 24 de Marzo del 2012, Taller 3)

Material Relacionado:

La vida sin fin entre dos segundos
Somos necesarios para el mundo
La estructura integral de nuestra percepción

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: