¡Pregúntate tu mismo!

Las personas que estudian con nosotros desde hace años me preguntan: “Bueno, ¿Cuándo finalmente yo…? ¿Qué sucederá al final?”, y yo no sé qué responderles.

¡Tú ya estás en el mundo superior, comienza a sentirlo! ¡Y si este se oculta de ti, haz lo que tengas que hacer para que se revele! ¡Después de todo, yo no te daré esta clave!

¿Por qué todos ven en mí a alguien que ejecuta las cosas y no a un guía? ¡Yo no puedo llenar nada!

Supongamos que yo fuera el entrenador de un atleta que tiene que participar en los Juegos Olímpicos. No puedo participar en su lugar. Soy un entrenador. Puedo aconsejarle y enseñarle, puedo darle diferentes actividades para que lleve a cabo: psicológicas, físicas, masajes, etc., todo lo que un atleta necesita. Pero no puedo participar en su lugar. ¡Es lo mismo aquí!

Un maestro de Cabalá es como un maestro de escuela o de universidad, que te saca hacia el mundo. Entonces tienes que alcanzar tu propia meta por ti mismo, alcanzar tus propios logros usando el conocimiento que recibiste de tu maestro. Es lo mismo aquí.

Por lo tanto, es inútil que me preguntes: “¿Cuándo?” Esto debes preguntártelo sólo tú mismo.

Yo puedo incluso sentarme aquí en el escenario y no decir una palabra durante dos días, mientras que tú estás trabajando en tu interioridad. ¡Esta sería una convención maravillosa! Podríamos transmitirla a todo el mundo, y nuestros amigos de todo el mundo podían hacer lo mismo. Nosotros obtendremos ese estado. Tú ni siquiera puedes imaginar qué fuerza reside en ese momento entre ustedes. ¡Esta podría ser una experiencia increíble!

¡Sólo concentración interna!

Y en el exterior, la ayuda de los amigos y mis instrucciones.

(76217 – De la Convención en Vilna del 25 de Marzo del 2012, Lección 5)

Material Relacionado:

Yo pido y el creador ejecuta
Escuchar al maestro
El motor eterno que funciona en amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: