Un puente sobre el conflicto eterno

De la lección dedicada al día de la independencia de Israel.

Un día como hoy, normalmente no hablamos de las deficiencias, es decir de los deseos incumplidos, sino que siempre medimos todo con respecto a las vasijas.

Primero tenemos que entender que el término “Israel” simboliza la intención de “Yashar –El,” (directo hacia el Creador). En realidad celebraremos el día de la independencia real de Israel cuando estemos liberados del dominio de nuestro ego, cuando nos unamos por encima del amor propio, cuando mantengamos esta conexión al menos en un nivel mínimo, y cuando prevalezca por sobre el deseo de separación que crece dentro de nosotros como la inclinación al mal. Entonces el poder de la unidad gobernará por sobre el poder de la separación. Este es el éxodo desde el destierro hasta la independencia.

¿Somos libres en el plano corporal? ¿Es nuestro grupo libre en el mundo espiritual? Esto es lo que deberíamos preguntarnos a nosotros mismos y medirlo. Al fin y al cabo, todo es relativo, y mientras ascendemos los niveles espirituales, descubriremos el poderoso tamaño de la separación una y otra vez, de acuerdo con el nuevo Reshimot, (remembranzas). Entonces, adquiriremos el poder de la unidad con la ayuda de la Luz que Reforma.

Este es el camino: la unidad y la separación se sustituyen alternativamente entre sí. Así que ¿dónde está nuestra independencia? Se reduce a nuestra supervisión sobre el proceso. Incluso cuando caemos y parece que perdiéramos nuestra independencia bajo el gobierno de los deseos malignos, sabemos cómo subir. Por lo tanto, se nos llama independientes.

Hoy continuamos dominados por nuestras necesidades y deseos egoístas. En este mundo no estamos unidos como una nación aún, todavía nos rechazamos mutuamente y no queremos el amor fraternal, todavía no lo aceptamos como nuestra meta, pero lo vemos como una opción: es deseable, es posible pero “no hay ninguna prisa”. Y sentimos dolor ya que este fuego no está ardiendo dentro de nosotros.

Estamos en un estado de exilio y no en un estado de libertad e independencia. Después de todo, independencia significa que al menos hacemos el esfuerzo para alcanzarlo. Hemos recibido todos los medios necesarios desde arriba a fin de determinar nuestra independencia, elevándonos por encima de nuestro ego en unidad general. Nosotros no lo hemos alcanzado todavía para pasarlo inmediatamente a las personas y al mundo.

Todos nuestros amigos alrededor del mundo tienen que sentir esto, tanto en la corporalidad como en la  espiritualidad, y debemos cumplir nuestra misión y alcanzar la independencia del deseo de otorgar sobre el deseo de recibir. A esto se le denomina “fe por encima de la razón”. A esto es a lo que nos enfrentamos.

La particularidad de nuestros tiempos está en el hecho de que todo está listo para la corrección. El mundo está llegando a esto y lo entendemos mejor y tenemos lo necesario. Nadie se interpone en nuestro camino, ni física, ni moral ni mentalmente. No tenemos enemigos feroces que nos impidan llevar a cabo nuestra misión.

De manera que el problema está sólo dentro de nosotros. Tenemos que de verdad sentir que estamos bajo el dominio del Faraón que reina dentro de nosotros, una fuerza extraña y que sólo eso nos impide librar la guerra por la independencia.

Pregunta: Existe una creciente necesidad por un cambio. Ya todo el mundo entiende la razón de todos nuestros problemas, entendemos que es todo sobre el entorno, sobre la separación y la falta de confianza mutua… ¿cómo pueden las personas alcanzar una perspectiva común?

Respuesta: “el amor cubrirá todos los pecados.” Este es todo el secreto. Nosotros no corregimos nada directamente, sino que simplemente construimos nuestra unidad por sobre todos los problemas y los desacuerdos.

Mediante estar en un laberinto de opuestos no lograremos nada. Si comienzas aclarar este enredo, Egipto simplemente te “tragará” y te sepultará bajo sus enormes pirámides. Este es el exilio en Egipto desde el cual no seremos capaces de levantarnos si trabajamos directamente con los defectos que se revelan entre los amigos. No debemos hacerlo. Por esta razón, el Faraón, el ego, nos obliga y parece que lógicamente nos muestra los problemas que necesitan resolverse primero. Está diciendo: “Bravo, mantente trabajando con los avances espirituales, pero sólo en mi territorio, en las relaciones mutuas corruptas entre nosotros.” ¡No debemos escucharle!

Deja el ego, no lo vas a corregir, deseas construir un puente de amor sobre él. Sólo entonces lo lograrás, en “la fe por encima de la razón”. Después de todo, la espiritualidad está por encima de la corporalidad. El Creador ha dispuesto las cosas de esta manera, y yo tan sólo tengo que escapar del Faraón, o en otras palabras, elevarme por encima de él. No tenemos que destruirlo o corregirlo. Cuando empiezo a construir algo por encima de él, el “ángel de la muerte” se convertirá en “el Santo Ángel”. Esto es lo que está pidiendo Moisés: “¡Deja ir a mi pueblo!”

(76325 De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá 26 de abril del 2012, “La nación Israelí (día de la independencia)”

Material relacionado:

El rol de Israel en el mundo
Hacia Egipto como un grupo, desde Egipto como una nación
Cuando estamos juntos no es posible rompernos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: