Dentro de Mi Pueblo

Todas las vasijas pueden ser llenadas sólo por medio de los demás y al otorgarnos unos a otros. Según la medida en que tú otorgues a los demás, le otorgas al Creador. Cuanto más te conectes con los demás, más te conectas con el Creador. Esto es llamado: “Yo habito dentro de Mi pueblo“, porque si te conectas con los demás, allí encuentras al Creador.

Por lo tanto, “Ama a tu prójimo como a ti mismo es la gran regla de la Torá“, puesto que al otorgar a tu amigo, le otorgas al Creador. Es lo único que tú debes hacer, y no hay nada más que eso. Otorgarle al Creador se refiere a la vasija general y a la Luz general que la llena. Con respecto a los demás, nosotros realizamos la corrección individual que no puede cumplirse a través de ellos si tú no tienes la intención de darle contento al Creador, es decir, a la vasija general.

Nosotros no podemos percibir al Creador de ninguna otra manera sino a través de la fuerza general de otorgamiento que se revela en la vasija general, en el deseo general. Si queremos evitar otorgarles a los demás dentro de la red general, esto nos impide hacer bien las cosas y nos separa de la realidad, puesto que toda la realidad se basa sólo en la conexión entre nosotros. Allí, se revela el otorgamiento general llamado Luz superior, la ley general llamada “el Creador”.

Por lo tanto, se nos dice “Ama a tu prójimo como a ti mismo es la gran regla de la Torá“.

(79998 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 7 de Junio del 2012, El Estudio de las Diez Sefirot)

Material Relacionado:

En el nuevo mundo competiremos con los demás por el otorgamiento
Ama a tu prójimo como a ti mismo
El creador nace en la conexión entre nosotros

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: