El escritor

La “semana del libro” en Israel está por comenzar y algunos la llaman “El festival del libro en hebreo”.

En general, un libro es una fuente de revelación de la esencia humana en sí. Es aquí donde se encuentra la principal diferencia entre un humano y una bestia; en un cierto punto de nuestra evolución, el hombre comenzó a escribir. Aun cuando al principio tallaba en las piedras y más tarde en pergaminos, de una manera u otra, ya era un humano. Las bestias se transmiten mutuamente mucha información, pero no tienen una forma escrita de transmitirla a distancia o a generaciones futuras.

Gracias a la habilidad humana de escribir, puede superar distancias, movimiento, y tiempo y trascender el eje temporal y los tres ejes espaciales, y superar al control de la naturaleza sobre su cuerpo. Al saber cómo escribir, es como si yo saliera de mi cuerpo ya que mis escritos llegan a aquellos a los que nunca conoceré en persona. Esta es la esencia del ser humano.

Se trata de raíces muy profundas. En el pasado, los libros eran rollos de pergamino, pero en el mundo moderno aún existe una forma diferente de la forma electrónica. Aun cuando es mucho más conveniente leer en una pantalla de computadora y muchos se han acostumbrado a ello, aun así no creo que las páginas de un libro desaparezcan tan rápido.

Nosotros sentimos al ver imágenes visuales: las piezas de video pueden ser conmovedoras y evocadoras, pero los textos te dan entendimiento. La sabiduría viene a través de letras y la sensación a través de imágenes visuales.

Por lo tanto, vale la pena publicar libros en cualquier forma. Todos pueden diseminarlos sin importar si eres veterano o no. Cada grupo tiene una oportunidad de participar en la corrección del mundo a través de la acción corporal y “ganar” una recompensa espiritual.

Porque nuestro mundo es el último y especial grado en la escalera de los mundos, podemos esforzarnos físicamente aquí y recibir una recompensa espiritual. Al abrazar a los amigos a pesar del odio que sentimos, aun así convoco la Luz que Reforma. Entonces de una intención egoísta de Lo Lishmá (no por el bien de Él), avanzamos hacia la intención en orden de otorgar Lishmá (por Su bien), de la inclinación al mal a la inclinación al bien. La Luz viene en reacción a mi acción física y cambia mi deseo. Esto no existe en los mundos espirituales. Sólo necesitamos saber cómo usarlo.

Similarmente, al diseminar libros, en realidad otorgo. Sin saber siquiera cómo, mediante mi inclinación, abro el camino para la Luz, la cual pasa más tarde a través de mí hacia las personas. Así me convierto en un “conducto” que transmite la Luz ¿Qué puede ser mejor que eso? Esta es en realidad toda nuestra misión: transmitir la Luz del Creador al mundo. Así que es en realidad una acción que pertenece al método cabalístico, y no hay nada más benéfico para la persona, que seguir exactamente este camino, directamente.

(79454 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 31 de Mayo del 2012, “Arvut” (Garantía mutua)

Material Relacionado:

Los “físicos” y los “hombres de letras” de la espiritualidad
La gente necesitará de los demás
Ama a tu prójimo como a ti mismo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: