La carga positiva

El camino es difícil si estamos en nuestro ego y queremos hacer algunos arreglos egoístas entre nosotros. Al tratar de solucionar problemas en el plano egoísta, pelearemos, discutiremos constantemente y estaremos en desacuerdo y esto nunca terminará.

Pero si nos elevamos por encima de nuestro ego con el fin de conectarnos y ver todos los argumentos y conflictos entre nosotros como una invitación para conectarnos, como “ayuda en contra”, nos sentiremos constantemente felices y poderosos, eufóricos y capaces de cualquier cosas. Si no somos capaces hacer algo, tendremos a quién pedirle ayuda. Es decir, nosotros alcanzamos la petición al superior, una oración que no seríamos capaces de alcanzar de otra manera.

Esta no es solo una oración sino la “plegaria de muchos” que yo oro por todo el grupo y no para mí mismo. Pedir  por mí mismo no ayuda, por el contrario esto nos mantiene aparte y nos empuja al camino del sufrimiento.

Durante las discusiones en la mesa redonda, nosotros decimos que queremos abandonar toda la contienda. No queremos discutir y averiguar quién tiene la razón y quién no y en qué medida. Esto no es un debate dentro del gobierno. Aquí hay gente que quiere establecer una nueva conexión sin la cual la humanidad está condenada.

Esto solamente es posible si dejamos todas las discusiones entre nosotros y nos elevamos a un nuevo nivel de conexión de modo que el “amor“, que está por encima de todo “cubra todos los pecados”, los cuales son dejados abajo. Nosotros no hablamos de los pecados, como si ellos no existieran. Y construimos una cúpula por encima de nosotros.

Esto es lo que queremos lograr en los debates en la mesa redonda. Antes de hacerlo en público, nosotros tenemos que aprender a implementarlo en nuestro grupo. Así necesitamos tomar cada oportunidad con el fin de conectarnos a pesar de todas nuestras discusiones, conflictos y rechazos.

De esta forma opera en nosotros el campo de la fuerza superior al evocar tales reacciones y evocando conflictos de modo que necesitemos la ayuda del superior. Como se nos dice: “El que hace la paz en las Alturas hará la paz para nosotros”.

Nosotros necesitamos alcanzar un estado en el cual este campo de fuerza nos influya no por medio de su polo negativo sino por su polo positivo, en la dirección opuesta. Cada campo de fuerza, cada imán, tienen un efecto positivo o negativo, por el polo norte o por el polo sur. Todo depende de nuestra dirección, de nuestra carga, de nuestra intención.

(81170 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de Junio del 2012, Shamati # 30)

Material Relacionado:

Conexión por encima de todas las diferencias
Mesa redonda: una herramienta para la conexión
Conferencia de prensa del movimiento arvut

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta