La Luz es siempre la respuesta a una petición

Baal HaSulam, “El Shofar del Mesías”: y a causa de eso, Rashbí se permitió a sí mismo y reveló la sabiduría de lo oculto en sus libros, El Zóhar y los Tikkunim. Sin embargo, fue con gran cuidado, ya que sólo permitió a Rabí Abba, que podía revelar con insinuaciones, de manera que sólo los hijos de Israel entendieran, y los sabios de las naciones no entendieran.

La razón para eso es que si las personas movidas por el egoísmo encuentran algo en esta sabiduría, no serán capaces de avanzar. En otro artículo, Baal HaSulam menciona el ejemplo de una fruta sin madurar que puede dañar a una persona. Las respuestas que son recibidas sin esfuerzo, sin un auto avance, sólo bloquean el camino de una persona.

La sabiduría de la Cabalá es revelada gradualmente, para que una persona entienda más de acuerdo a su crecimiento espiritual, y así avance. Sin embargo, si recibiéramos las respuestas por adelantado, sin crecer y desarrollar una vasija, lo detendría y no lo dejaría avanzar. Entonces él no necesitaría cambiar y adquirir nuevos atributos, y evitaría que descubriera el camino hacia el mundo espiritual por su cuenta.

Es por eso que los Cabalistas tuvieron gran cuidado de no revelar cosas que las personas aún no son capaces de entender. La sabiduría es adquirida de acuerdo a disposición de una persona. Estudiamos para convocar la Luz que Reforma, y cuando esta nos corrige, comenzamos a entender y sentir el material que estudiamos.

El proceso es el siguiente: Nos conectamos en un grupo de cerca de diez personas, y entonces mediante el poder de nuestra unidad podemos elevar el MAN hacia la fuerza superior. Como respuesta, recibimos la Luz que Reforma, es decir la Luz Circundante (Ohr Makif-OM). Esto es lo que nos cambia, es decir, no une de verdad (∑) y nos corrige, y gracias a esta corrección descubrimos el mundo superior en nuestros atributos corregidos.

Entonces esas son las etapas del proceso:

  1. Nos unimos
  2. Elevamos el MAN para la corrección
  3. La Luz Circundante nos corrige
  4. Descubrimos la realidad superior

Si no llevamos a cabo los pasos iniciales, conectarnos y elevar el MAN, entonces nada sucede. Por lo tanto, los cabalistas escribieron sus libros en etapas, de acuerdo a nuestro avance en nuestro estudio. Cuando lo leemos por primera vez, descubrimos nuestro ego. Entonces entendemos que sólo hay una opción, elevarse hacia la unidad (∑), y entonces descubrimos que tampoco es suficiente y que tenemos que elevar el MAN. Si hacemos eso entonces la Luz Superior, la Luz Circundante (OM) completa su trabajo.

Los libros cabalísticos nos son revelados de acuerdo a esas etapas, y todo es mediante el estudio. En la primera etapa, descubro el mal, en la segunda etapa, veo que no puedo hacer nada y que tengo que conectarme con los amigos, y en la tercera etapa, entiendo que no me las arreglaré sin una petición de que la Luz nos conecte porque no podemos hacerlo por nuestra cuenta. Entonces la Luz viene y completa el trabajo. La primera mitad del trabajo es nuestra responsabilidad y la segunda parte es completada desde Arriba y es llamada “el trabajo del Creador”.
[80985]
De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 20/6/12 en Toronto,”El Shofar del Mesías

Material relacionado:
Consumidores de la Luz Superior
El rol de Israel en el mundo
Dandole nueva vida al trabajo rutinario

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta