La más costosa llamada a casa

Pregunta: ¿Por qué se nos dice que la persona es responsable de su propio exilio?

Respuesta: Una vez existimos en el mundo superior en nuestras raíces, pero a causa de los pecados de Adam, el “primer hombre”, quien recibió la Luz para sí mismo, de manera egoísta, ocurrió la “ruptura”, y nos encontramos aquí en este mundo. En vez de sentir los cinco estados del mundo del Ein Sof (Infinito): Shoresh, Alef, Bet, Guimel, Dalet (0-1-2-3-4) y los cinco Partzufim espirituales: Keter, Jojma, Bina, Zeir Anpin, Maljut, nos encontramos sintiendo la realidad corporal que se percibe a través de los cinco niveles: raíz, alma, cuerpo, ropaje, y palacio.

Nosotros sentimos una realidad que no existe realmente y no sabemos que existe otra realidad que es real y que fue creada desde el origen. Estamos en el exilio de ésta, como si hubiéramos sido exiliados hacia algún país extranjero lejano, de la misma manera que solían enviar criminales en barco a Australiaen el pasado.

Al estar en este mundo, la persona no siente que en algún lugar en su país tiene un hogar y una vida feliz. ¡Ella ya se ha acostumbrado a este exilio! Pero hay personas que sienten que están en el exilio, y a quienes se les ha hablado un poco acerca de su patria, donde les espera la vida real. Entonces la persona entiende que está en el exilio. Ella tiene que preocuparse por aferrarse al primer pedazo de información, el cual no le evoca ningún sentimiento, y estrechar el contacto con éste.

Esta es una cuerda muy fina que nos fue arrojada para que nos aferremos a ella, a veces desaparece totalmente y a veces es evocada en nuestro sentimiento. De este momento en adelante todo depende del trabajo de la persona. El Creador nos ha dado el final de la cuerda, Él ha comenzado la conexión, pero sólo es posible agarrarla por medio del deseo de la persona, por su preocupación y temor a perderla.

Todo depende de la importancia que vea la persona en esta conexión, sin temor a ninguna interrupción. Ella debe estar dispuesta a renunciar a todo por ésta. Supongamos que tú puedes llamar a casa pero cuesta mil dólares hacerla durante cinco minutos. Y estás dispuesto a trabajar todo un mes con el fin de realizar esta llamada.

Entonces tú te elevas a un nuevo nivel de conexión, y se te permite una videoconferencia, pero te cuesta diez mil dólares. Tú estás listo una vez más para trabajar sólo para poder realizar la llamada. Así es como avanzas, hasta que de repente descubres que puedes estar conectado constantemente. Sin embargo, el avance se realiza por medio de concesiones que expresan que tú aprecias la conexión con el Creador más que nada en este mundo, más que cualquier placer posible, al adquirir un Masaj (pantalla) sobre los niveles primero, segundo y tercero, un nivel tras otro.

(79353 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 30 de Mayo del 2012, Shamati # 61)

Material Relacionado:

Porciones diarias 17.09.10
Una guía para el libro de zohar, saborear el gusto por la vida
Toda la humanidad está en el exilio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: