Lo que hay en el interior también está en el exterior

Baal HaSulam, Arvut (Garantía mutua): Si una parte de la nación no quiere mantener el Arvut, sino más bien elije revolcarse en su amor propio, causan que el resto de la nación permanezca inmersa en su suciedad y bajeza sin encontrar nunca una manera de salir de su inmundicia.

Esto se refiere a la persona que no es perfecta en sus esfuerzos en mantener la garantía mutua y en restringir los mismos deseos que no puede mantener. Si ella tiene un dilema y se inclina parcialmente por la garantía mutua y está parcialmente en contra de esta, despierta todos los demás deseos que aún no están corregidos, es decir “las naciones del mundo”.

Además, el mundo entero está dividido en “Israel” y “las naciones del mundo“, y este juega un rol importante en nuestra generación. Si nosotros “la gente de Israel” no estamos adaptados a las leyes de la garantía mutua, les transmitimos a “las naciones del mundo” que está bien permanecer en el ego y les damos fuerza para que hagan aquello. Por otra parte, por medio de nuestro verdadero trabajo en garantía mutua y conexión, revelamos la Luz en Israel y a través de esa ayuda, se corrigen a sí mismaslas naciones del mundo.

“Israel” es llamado GE (Galgalta ve Eynaim). Y “las naciones del mundo” son llamadas AHP el cual está bajo la primera restricción (Tzimtzum Alef). Nosotros trabajamos en garantía mutua, y no lo hacemos en el AHP ya que es imposible hacerlo, sólo lo hacemos en GE. Sin embargo, si en alguna medida permitimos la presencia de la corrupción que pertenece a los deseos no corregidos, si somos perezosos, o si descuidamos la corrección de ciertas partes, en consecuencia fortalecemos las vasijas de AHP.

Mientras tanto, estamos en contacto con las naciones del mundo, y por lo tanto la Luz influye GE y  fluye al AHP hacia las naciones del mundo que sienten su poder.

Por lo tanto, nuestra división interna afecta lo que ocurre en el mundo y cuando las naciones acusan a Israel de cualquier cosa, básicamente están en lo correcto. Si nos hubiéramos corregido, entonces no hubiese habido ninguna cosa negativa en el mundo. Todo depende de la corrección de Israel, y es de aquí de donde se derivan todas las consecuencias globales, tanto las buenas como las malas.

(79653 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3 de Junio del 2012, “Arvut” (Garantía mutua)

Material Relacionado:

Nuestro mundo a través del prisma de la espiritualidad
La época del libre albedrío
Una telaraña de conexiones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: