Una elevación hacia las nuevas posibilidades

Pregunta: Supongamos que una persona enfrenta una confrontación entre intereses sociales y personales. ¿En qué forma será capaz de cancelarla?

Respuesta: No hay necesidad de cancelar nada. ¡Nosotros no necesitamos rompernos! Solo necesitamos participar en los talleres donde gradualmente te acostumbraras a discutirlo todo, junto con todos y a alcanzar un común denominador. Más aun, este común denominador es muy interesante.

Cuando nos reunimos alrededor de una mesa redonda y comenzamos una discusión, de repente por dentro, entre nosotros, se crea una nueva fuerza que no es solo la suma de nuestros anhelos por los acuerdos, sino algo más elevado que nosotros, un resultado de nuestros esfuerzos por integrarnos unos con otros. Esto se revela como algo independiente que nace dentro de nuestros esfuerzos, una nueva fuerza que está un nivel por encima de nosotros en inteligencia, en significado, en importancia y atracción. Nosotros ya no queremos dejarlo, quitarnos, ser indiferentes o estar distanciados. Así, resulta que a través de esta fuerza mutua, a través de este sentimiento de unidad que se crea, podemos resolver cualquier problema. De repente nosotros comenzamos a entender de qué forma, funciona todo a nuestro alrededor.

Antes no traíamos puestos estos lentes integrales. No veíamos de esta forma la naturaleza o la sociedad ni todos los problemas. Los veíamos de una manera puramente egoísta,  de forma estrecha, y por esto no encontrábamos soluciones, porque podíamos escapar hacia nuestro pequeño ego, cada uno a su madriguera, y esto es todo lo que existía.

Sin embargo, cuando comenzamos a mirar a través de nuestro componente integral, de repente apareció la solución. Repentinamente aparece un estado que realmente le da una solución a todo, y la persona solo necesita posicionarse correctamente con respecto a todos sus problemas. Y resulta que éstos no son problemas. Fueron problemas cuando no estabas adaptado a ellos, puesto que eras un individuo egoísta. Y ahora no lo eres. A pesar de que permaneces con el ego, tú ya no eres un individuo, y así se resuelven tus problemas.

Nosotros necesitamos darle a la persona la sensación de que existe la posibilidad de resolverlo todo por medio del “nosotros”, lo cual revela horizontes completamente diferentes. Necesitamos traer a la gente a este estado. No necesitamos convencerlos de nada; no necesitamos usar la fuerza ni hablar acerca del cambio que ocurrirá en ellos. No habrá un cambio, sino que habrá una elevación completa hacia nuevas posibilidades.

(80071 – De una “Charla sobre formación integral” del 20 de Mayo del 2012)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: