Verificando el encuentro entre los dos mundos

Pregunta: ¿Es verdad que sólo tenemos que realizar acciones internas, una intención interna para llenar los deseos de los amigos y no acciones físicas?

Respuesta: Sí, pero ¿Cómo puedo estar seguro de que he hecho todo correctamente, y que no me estoy engañando? Si mantengo las acciones físicas en este mundo, puedo estar seguro de que mis intenciones son correctas.

De lo contrario, puedo decirte cuánto te amo, pero ¿cómo puedes creer si esto es verdad o no? Y no se trata del hecho de que tal vez yo esté engañándote, no estoy seguro de que me estoy engañando a mí mismo. ¿Qué puedo hacer para que esto sea verdad?

Es por esta razón que estamos en un grupo, en un mundo físico. Si la acción y la intención van de la mano, esto prueba que estamos actuando de forma correcta, honestamente, y que no estamos mintiendo.

Si no puedo llevar a cabo ninguna acción y sólo intento otorgar a los amigos, esto significa que mi intención es falsa. Si sólo actúo sin la intención correcta y no trato de alcanzar al Creador a través del amigo, la acción es falsa, y en realidad estamos haciendo eso para nuestro propio beneficio. Entonces debería haber un estado en nuestro mundo en el que tengamos que realizar acciones físicas que puedan estar acompañadas por la intención espiritual del otorgamiento.

Cuando estamos en un grupo, tenemos la oportunidad de revisarnos. Por consiguiente, este mundo fue creado en el nivel más bajo en el que podemos realizar acciones falsas: sonreírnos los unos a los otros, dar a los demás como si otorgásemos, pero todo esto es para nuestro propio beneficio. Si empezamos a trabajar en nuestra intención en el grupo y a extraer la Luz, ya que queremos alcanzar el otorgamiento hacia el Creador a través del grupo, empezaremos a ver nuestras verdaderas intenciones. Debe haber una combinación de los dos mundos aquí, este mundo y el mundo espiritual.

Entonces alcanzamos el mundo del Ein Sof (Infinito) cuando subimos todos los 125 grados, sólo si existimos en este mundo, en un cuerpo físico como lo hacemos. Si no hemos logrado llegar hasta el final del camino durante nuestra vida, regresamos a este mundo. Después de todo, constantemente debemos existir en dos mundos: en intención, el trabajo espiritual, y en acciones físicas, en el mundo corpóreo.

Es por esto que la situación hoy en día es muy especial. Hemos alcanzado tal estado en el mundo corpóreo, que nos empuja a desarrollar la intención de otorgar. De lo contrario, no seremos capaces de sobrevivir. La gente le llama a esto una crisis, y nosotros lo llamamos un nuevo camino, una nueva fase en el desarrollo humano, en el cual tenemos que descubrir el mundo espiritual y conectarlo con el corporal.

Sólo la persona que estudia Cabalá puede hacer aquello. Es por esto que debemos desarrollarnos tan pronto como podamos, con el fin de enseñarle al mundo. El mundo no será capaz de hacerlo de forma independiente, ya que sólo es posible alcanzar una conexión con el mundo superior si tienes “el punto en el corazón”, una aspiración para elevarte espiritualmente. Por lo tanto, tenemos que pensar en el mundo entero y acelerar nuestro desarrollo.
(81350)
De la Convención en Miami del 6/23/12, Lección 3

Material Relacionado:
Tan pronto como sea posible
El otorgamiento es invisible pero es infinitamente importante
Todas las diferencias están en la intención 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: