Cuando los medios son inseparables de la meta

Baal HaSulam, “Introducción a El Libro del Zóhar” p.39: Ahora hemos mostrado que la meta deseada del Creador para la creación que Él ha creado es otorgar a Sus criaturas, para que estas conozcan su verdad y su grandeza, y reciban todo el deleite y el placer que Él ha preparado para ellos, en la medida descrita en el verso: “Efraín mi querido hijo, ¿es él la alegría de sus padres?” (Jeremías 31,19), por lo tanto, encuentras claramente que este propósito no se aplica a las esferas inanimadas y las grandes, como la Tierra, la Luna, y el Sol, no importan cuan luminosos sean, y no al vegetativo y al animado, porque carecen de la sensación de los otros, incluso entre su misma especie. Por lo tanto ¿Cómo puede la sensación de lo sagrado y Su otorgamiento aplicarse a ellos?

Sólo la humanidad, al haber sido preparada con la sensación de otros de su misma especie, que son similares a ellos, tras ocuparse de la Torá y las Mitzvot, cuando invierten su voluntad de recibir en voluntad de otorgar, y llegan a la equivalencia de forma con su Hacedor, reciben todos los grados que han sido preparados para ellos en los Mundos Superiores, llamados NRNHY. Mediante eso se vuelven calificados para recibir el propósito del Pensamiento de Creación. Después de todo, el propósito de la creación de todos los mundos fue sólo para el hombre.

Pregunta: La sensación de los otros es inherente a nosotros, mediante esta, a través del amor a los seres creados, podemos obtener amor por el Creador ¿Resulta que la actitud hacia el otro es el medio que nosotros sólo usamos?

Respuesta: En nuestro mundo un “medio” es lo que usamos en el camino y desechamos cuando llegamos a la meta. Si encuentro medios más efectivos, renuncio a los medios previos porque lo importante para mí es la meta.

En la espiritualidad, las cosas son diferentes: Aquí, la meta es revelada en los medios mismos, y los medios se convierten en la meta porque no es el yo el que llega hasta el Creador, es el sistema que revelo y ensamblo mediante mi propio esfuerzo, al identificarme con este como un todo único. Si hubiera permanecido como soy, hubiera usado los medios sólo en el camino a la meta. Sin embargo, el proceso es diferente; ser incluido en los medios, y obtengo la voluntad de adherirme a la meta.

Por lo tanto, los medios son sagrados para mí porque llego a la meta no con su ayuda, sino dentro de estos. Me vuelvo los medios. Mi alma es todo este sistema colectivo.

Resulta que quien soy ahora no es el verdadero yo. El verdadero yo no existe aún porque mi “yo” actual viene del Creador, es Su parte de arriba, que no existe por sí mismo. Este representa la fuerza de ruptura y está destinado a sentirse “cortado”, separado.

Esto me ayuda a adherirme al grupo, y en este, un escalón más arriba, me encuentro a mí mismo. Y aquí, en este todo único, encuentro el llenado: el Creador.

Por lo tanto, no puedo llegar al Creador mediante evadir los medios, el grupo. Y aparte, no desecho los medios cuando llego a la meta. Al contrario, al estar separado de ello, construyo en este el sistema en el cual descubro la vida, llamada el Creador, la Fuerza interna revitalizante, el “elíxir de vida”.
[82789]
De la cuarta parte de la Lección diaria de Cabalá 12/7/12, “Introducción a El Libro del Zóhar”

Material relacionado:
Una invitación para cruzar el Majsom
Quiero cruzar el Majsom

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: