¿De qué estamos escapando?

Baal Ha Sulam, Introducción al Libro del Zóhar, ítem 29: Esto es considerado como estar bajo la Sitra Ajra y las Klipot, cuyo papel es expandir y mejorar su voluntad de recibir y hacerla exagerada e ilimitada de todas las maneras, proporcionarle a uno todo el material con el que necesita trabajar y corregir.

Durante la primera fase de corrección cuando somos atraídos hacia la bondad, descubrimos el mal. Esta revelación es necesaria y entonces tenemos que preparar el entorno y a nosotros mismos por adelantado con el fin de soportarlo. Tenemos que entender que esta es la “materia” que debemos corregir y que su corrección depende del reconocimiento del mal.

El punto no es el sufrimiento en sí, sino que descubrimos que el ego no nos deja otorgar. Le atribuyo el mal no a la sensación desagradable que viene con el deseo, sino a los obstáculos que coloca en mi camino para unirme con otros y a través de ellos con el Creador.

Esta es la razón por la que el ego es llamado una “inclinación malvada“. En general, puede traerme placer y ningún problema. Tomemos los siete años de saciedad en Egipto como ejemplo, ¿fueron malos o buenos para el pueblo de Israel? ¿Y si la persona está separada de la espiritualidad y bajo el dominio de su ego? ¿Y si ella lo sabe, está segura de ello, y al mismo tiempo experimenta sensaciones placenteras en su deseo de recibir, pero se siente mal en su alma?

¿Podría ser una señal de desarrollo positivo? Después de todo, a pesar de todos los placeres egoístas que siento cuando estoy en el exilio en Egipto bajo del dominio del mal, el ego me gobierna y no me permite avanzar hacia la espiritualidad, hacia el Creador. Después viene otra fase, cuando mi ego recibe golpes ¿Esto es mejor? ¿Esto es más fácil?

Por una parte, si, ya que los problemas del ego me permiten escapar de este. Por otra parte, es el ego el que me permite escapar de Egipto a causa de los problemas y no con el fin de adherirme al Creador. En este caso, mi trabajo es doble: tengo que elevarme por encima de mis sensaciones egoístas y usarlas como un acelerador para el avance.

Abordemos este dilema. Dentro de mi deseo de recibir puedo experimentar ya sea buenas sensaciones o sensaciones desagradables (bien y mal). Si me siento bien en Egipto y mi intención está dirigida hacia mí mismo, ¿entonces cómo evalúo el nuevo estado? Si es de acuerdo al deseo egoísta, entonces me siento bien en el nivel animal. Entonces no intento escapar hacia ningún lugar.

¿Pero y si me siento mal dentro de mi deseo de recibir? Si me ato a esta mala sensación, estoy en una crisis general, en una crisis global. Si entiendo que esta mala sensación me ayuda a dirigir mi intención hacia los otros, entonces considero este estado como bueno ya que me ayuda avanzar justo como el Faraón acercó al pueblo de Israel al Creador. No importa cuán malo pueda ser, existe un factor que lo mitiga, el avance hacia la meta.

Pero al mismo tiempo, el deseo en el que estoy me ayuda a evaluar el estado en el que estoy, y apoya esta decisión. Veamos otra opción. Me siento bien, pero quiero dirigir mi intención hacia los otros, hacia el Creador ¿Esta buena sensación me ayuda a elevarme hacia Él? No. Resulta que este es un mal estado (maldad).

Pero tengo que volverme más fuerte tras los “siete años de saciedad” durante los cuales me sentía bien, y mi intención era altruista. Ahora viene un mal estado, “siete años de hambruna” ¿Me ayudan en mi camino hacia el Creador?

En general el problema con el deseo egoísta puede, por una parte, elevarme por encima de este en un intento de escapar, en el que es más fácil para mí elegir la espiritualidad, y por otra parte, puede hacer mi avance más difícil ¿Por qué? La Torá nos habla de una hambruna en la tierra de Canaán que forzó a los hijos de Jacob a bajar hacia Egipto. Se sintieron mal y fueron hacia adelante. En Egipto, al principio se sintieron bien, y después hubo problemas otra vez ¿Entonces por qué el mal que se reveló al final del exilio los ayudó  a abandonarlo?

La respuesta es que cuando yo me siento mal, tengo que tratar esto no como una mala sensación que me empuja en una cierta dirección y eso es todo. No. Tengo que resistirme al mal y revisarme a mí mismo y ver qué me hace escapar ¿Escapo porque duele o porque quiero alcanzar el otorgamiento?

Por lo tanto el mal requiere de un doble trabajo. En un buen estado es difícil para mí escapar al bienestar. Pero si después del bienestar vienen los problemas, el nivel de dificultad se eleva. Escapamos de los problemas de Egipto en el pasado, y ahora tengo que elevarme por encima de las malas sensaciones y sentir los golpes que provienen no de una mala vida sino del dominio del mal.

Al principio el dominio del Faraón le parecía bueno al pueblo de Israel, y ahora se sienten mal por ello. Y no es a causa de la desesperación; no están hambrientos. Más tarde se quejarán cuando recuerden las ollas llenas de carne.

Hoy también, hay naciones que están satisfechas con un “caldero lleno”, y no les importan sus gobernantes, mientras que otras están tan desarrolladas que no pueden soportar un régimen odiado; incluso si los amenazan y a pesar de los beneficios materiales, sienten una necesidad de liberarse. Así se desarrolla el deseo de recibir de acuerdo a sus cuatro fases.
(82503)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/9/12, “Introducción al Libro del Zóhar”

Material relacionado:
Una sombra de la mala inclinación en el trasfondo de la Luz
Esta es por mi mami
Por qué Son Irrelevantes las Eticas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: