Desprendiendo la piel de la odiada serpiente

Después de toda la preparación desde arriba, de la ruptura y los descensos, nuestro deseo de recibir placer se divide en tres partes: la parte interior adecuada para la corrección y las dos partes externas que pueden corregirse si dejamos de usarlas. Estas dos partes se denominan la “cáscara de Noga” y la “piel de la serpiente”. Pero, la parte interior se llama el “cuerpo interior”.

Toda la corrección que la persona tiene que realizar ocurre en el pensamiento. Si uno lo piensa, ella está por fuera de su cuerpo, es decir que aspira a otorgarles a otros, a los amigos, al grupo y al mundo, como está escrito, “del amor del hombre al amor del Creador; del amor de las criaturas al amor del Creador”, entonces ella no alimenta su ego, y como resultado, su deseo egoísta muere. Después de todo, ella no puede existir sin alimentos, ¡por lo tanto desaparece!

Sin embargo, la persona debe protegerse constantemente a sí misma de las tentaciones de la “piel de la serpiente” y de la “cáscara de Noga” que lo atraerán constantemente, de llevarla hacia pensamientos de envidia, ambición y dominio. Estas lo hacen de manera astuta, y gracias a ello, cada vez la persona puede decidir que no quiere estos pensamientos, sino que quiere trabajar por fuera de sus propios intereses sin ningún beneficio propio, sólo con el fin de otorgar.

Si la persona aclara las cosas suficientemente, a través de un cierto número de esas acciones, separa el cuerpo interno, el alma de santidad y el cuerpo externo en el que no puede investirse ninguna intención de otorgar. Si el deja de pensar en ellos entonces el alma de santidad se inviste en el cuerpo interior, sobre lo cual está escrito: “Desde mi carne veré a Dios”. Esto significa que la persona empieza a descubrir la Luz, al Creador, la Divinidad y la revelación del Creador, en su carne, en su cuerpo, en su piel.

Todo esto es gracias al hecho de que logró mantenerse dentro de los pensamientos y aclaraciones que estaban por fuera de su cuerpo, es decir por fuera de su beneficio personal. La persona se unió al Creador para asegurarse de que todo proviene de Él y de que no existe nadie más aparte de Él. El Creador organizó todo esto para que ella fuera capaz de aclarar los tres cuerpos después del pecado del Árbol del Conocimiento.

Como resultado de las aclaraciones persistentes, la persona gradualmente priva de su comida a sus dos cuerpos externos, a la cáscara de Noga y a la piel de la serpiente, y estos se apartan de la persona y desaparecen. Cuando la diferencia entre el cuerpo interno y los dos cuerpos externos se hace bastante evidente, la Luz en el primer nivel puede investirse en su cuerpo interior, lo que significa haber nacido en el mundo espiritual.

Si la persona aspira constantemente otorgarles a los demás, a los amigos, al grupo y al Creador, es decir, si ella quiere estar “por fuera de su piel”, por fuera de su deseo de disfrutar, entonces es en este deseo que la Luz superior se inviste, como está escrito, “desde mi carne veré a Dios”.

(82272 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 29 de Junio del 2012, Shamati # 36)

Material Relacionado:

¿Qué tienes en tus manos, una vara o una serpiente?
El espacio derivado del alma
¿Qué es el equilibrio en la naturaleza?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta