El mundo en una balsa podrida

La unidad contiene el más grande valor. Si nosotros logramos la unidad, resolveremos todos los problemas. Si no la alcanzan, ninguna acción nos ayudará a solucionar los problemas.

En esencia, este es un principio muy simple. Sin embargo, la gente no lo percibe ni lo acepta directamente, sino que lo absorbe indirectamente a través de ejercicios y juegos. Lo principal es dejar que la Luz actúe para que pueda hablarle a la persona a través de sensaciones que despierta en su interior.

Entonces la gente entenderá que este es el caso. Uno podría preguntarse ¿por qué cambió de opinión tan repentinamente? Pero la persona empezó a sentir en su interior que todo podría arreglarse exactamente de esta manera.

Mira cuán alocadamente se comportarse el mundo de tal manera que dificulta el aferrarse a los viejos sistemas que ya están deteriorados. Todo se cae a pedazos. El estado es mil veces peor de lo que se presenta ante la persona común, e incluso peor de lo que lo sienten aquellos que están informados y en el poder.

Es como si estuviéramos en la balsa podrida hasta la médula, en medio del océano. ¡Y nosotros no lo sabemos! Estamos rodeados de tiburones, las cuerdas que sostienen la balsa están a punto de romperse en cualquier momento, y entonces estaremos en las profundidades del mar.

Ese sentimiento surge cuando miramos el mundo de hoy. Pero las personas no pueden hacer nada. No pueden entender que pueden resolver los problemas sólo a través de la unidad, porque este ya es un principio superior, espiritual. Es por eso que estamos tratando de darlo a conocer a través de talleres, debates, juegos, y por medio de todo lo que hacemos.

(81805 – De una “Charla sobre: preguntas generales” del 29 de junio del 2012)

Material Relacionado:

¿Una llanta desinflada o un deseo desinflado?
La carga positiva
La conexión atrae la Luz, la separación atrae la oscuridad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: