El Zóhar: El enlace con la perfección

Pregunta: Si nos imaginamos El Zóhar como el centro de la fuente de energía, ¿cómo éste permea el alma?

Respuesta: No hay una fuente que pueda acercarse al Libro del Zóhar, el cual fue escrito por diez cabalistas, cada uno de los cuales era parte de un grupo, parte de la integralidad, que es la base de la naturaleza. La naturaleza es redonda, y con la ayuda de la Fuerza superior, el grupo que representa la fuerza colectiva de la naturaleza. Y ahora este grupo, para alcanzar todas las leyes, toda la realidad, toda la Providencia que hay Arriba, y nuestro trabajo que está abajo, construye en su interior el sistema de las fuerzas del Creador.

Este grupo estableció todo el sistema de corrección. Éste sistema no existía antes. Anterior es ello fue la época de los patriarcas, Abraham, Egipto, el primer y segundo Templos, todo esto era un desarrollo de arriba hacia abajo. No hubo exilio real, puesto que Egipto fue sólo un prototipo, la raíz de todos los exilios posteriores. Todo esto fue la preparación para que un grupo llamado “Israel” pudiera establecerse, el cual en realidad es el mismo grupo de Rabí Shimón. También existen las naciones del mundo, que son externas a ese grupo. El grupo de Israel está “roto” y sale a la calle y se mezcla con el resto de la humanidad.

Por lo tanto, no hay una conexión más fuerte que El Libro del Zóhar en el que los autores expresaron por escrito todo lo que alcanzaron, al construir su sistema interno en la espiritualidad, mediante la construcción de una jerarquía de todo lo que hicieron y alcanzaron, todos los 125 grados. Todo esto es un sistema, y no hace ninguna diferencia que mire el texto y que yo exista en mi cuerpo. Es todo un sistema de fuerzas, no hay cuerpo aquí que entienda o que no entienda. Estas son fuerzas que están dispuestas como un sistema integral que puede ser corregido y llevado a la perfección.

Así que la composición que fue creada por los autores del Zóhar no es un libro, sino un sistema que fue creado por el trabajo de ellos, y nosotros queremos ser parte de este sistema para que influya en nosotros. Quiero entrar en su campo de fuerza.

Es con esta intención que tratamos de leer El Libro del Zóhar. No hay otra manera de conectarnos con ese sistema, excepto mirar las letras inanimadas con nuestro sentido de la vista corporal. Pero con eso, con la ayuda del grupo y con mis esfuerzos, empiezo a desarrollar mi actitud interna, a entrar en el sistema de fuerzas, al aclarar de la fuerza de la recepción, la fuerza del otorgamiento, las intenciones, la conexión, el rechazo, la repulsión, el odio, y el amor.

(81960 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/2/12, El Zóhar)

Material Relacionado:

La Convención está en nuestras manos

Un cabalista y el mundo

Cómo abrir el Libro del Zóhar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta