Huellas dactilares en la mesa redonda

No podemos olvidar que debemos unirnos precisamente porque el mundo entero exige corrección. De lo contrario, no se nos habría dado el deseo por la espiritualidad y la Cabalá todavía seguiría transmitiéndose de forma oculta de un cabalista elegido a otro, como se hizo durante miles de años.

No es por accidente que de repente surgió el deseo de revelar al Creador en miles de personas alrededor del mundo. Esto ha sido hecho para que ellos se unan y se conviertan en los “sacerdotes”, es decir aquellos que enseñan y se preocupan por el mundo entero con el fin de llevar al mundo entero hacia la corrección.

Es por eso que, aunque al final de la próxima semana estaremos preparándonos para el congreso con la meta de alcanzar la unidad con cada uno, desde el principio debemos recordar y nunca olvidar que nuestra unidad es necesaria en aras de llevarle al mundo entero la revelación del Creador.

¡Nosotros estamos llevando a cabo el papel de aquellos que encendieron la Luz! Servimos como la pantalla para el deseo, como la mecha de una vela. El aceite o el deseo de disfrutar, es el conjunto de la humanidad, la Luz es el Creador y nosotros somos la mecha que ayuda al aceite a encenderse. Esto significa ser sirvientes del Creador.

Por esta razón, si nosotros no estamos añorando la unidad con el Creador en aras de pasar su revelación a la humanidad entera, entonces todo nuestro trabajo estará en la dirección equivocada. Todo el tiempo, necesitamos pensar en ambos polos mientras nosotros estamos ubicados en el medio; esta es la misión de Israel.

Es por eso que en el congreso, aunque estaremos básicamente hablando y trabajando en nuestra unidad interna, también necesitamos tocar el tema de la difusión externa. Sin embargo, no se nos exige realizar demasiadas acciones para sumergir con ellas al mundo entero. Sólo necesitamos dejar trabajar a la Luz que Reforma, dejándola que pase a través de nosotros.

Necesitamos unirnos entre nosotros con una fuerza mucho mayor y luego la Luz pasará a través de nosotros. Sólo debemos abrir las entradas para ella, y ésta hará su trabajo. Lo que significa, que es suficiente estar en algún lugar, organizar una mesa redonda, llevar a la gente a algún tipo de unidad, conectarte con ella y permanecer allí. ¡De esta manera habrás dejado tus “huellas” espirituales allí eso es suficiente! La Luz comenzará a funcionar a través de ellos.

Bajo la impresión de una sola de nuestras reuniones, la gente empezará a sentir cómo tienen que actuar en adelante. Está claro que los sistemas virtuales necesitan construirse y que la conexión con ellos necesita mantenerse, pero el trabajo más importante lo realiza la Luz.

(81799 – De una “Charla sobre preguntas generales” del 6/29/12)

Material Relacionado:
Los obstetras de la humanidad
Arrastrados desde la oscuridad por un rayo de luz
Todo el mundo está en una pequeña balsa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: