¡No dejaremos que La Luz desaparezca!

Como está escrito: “La confianza es la vestidura de la Luz”. El deseo de recibir es la base de todo, pero el deseo en sí mismo no tiene valor si la Luz no funciona en él.

El mayor de los justos, aquel que alcanza muchos niveles espirituales cae si la Luz deja de iluminarlo, y él retorna a su estado animal. Incluso se vuelve peor que todos los demás, aunque este es un buen estado puesto que es un estado grande, pero con un signo menos y opuesto a la de la Santidad.

Mientras la Luz ilumina, hay confianza, y, si la Luz deja de brillar, no hay confianza. Todo depende únicamente de la Luz que ilumina a la persona. En esta medida tiene ella el poder de elevarse y decir algo.

Cuando la luz desaparece, la persona pierde incluso su memoria como le sucedió al Baal Shem Tov, quien no pudo recordar las letras del alfabeto. La persona no puede entender el mundo en el que se encuentra y si existe un mundo superior o un Creador.

Esto significa que todo depende de la intensidad de la Luz que nos llega e ilumina nuestra materia, nuestro deseo. Por lo tanto, como está escrito, “No hay más sabio que el experimentado”, y “trabajé y hallé”.

Sin embargo, todo este trabajo, el esfuerzo y la superación, todos están dirigidos sólo a una acción: a acelerar la influencia de la Luz sobre nosotros. Después de todo, todo depende de esta mientras nosotros tratamos de prepararnos para que la Luz no desaparezca. Incluso si desaparece, eventualmente todos los estados difíciles serán a favor nuestro, pero nosotros debemos hacer todo lo posible para acercarnos de ella, adherirnos a ella, y asemejarnos a ella.

El camino ya ha sido pavimentado con antelación, y está en nuestro poder el acelerar el desarrollo y el avance a lo largo de este camino. La aceleración depende de cuánto queremos todos cumplir con la nueva forma, el siguiente nivel, de modo que ésta se llene en nosotros. Allí es donde en realidadse centraliza todo el esfuerzo.

La confianza es una iluminación desde Arriba, y, si esta se detiene, no tenemos confianza, sensación, ni entendimiento alguno. Como está escrito en el Libro de los Salmos del Rey David: “Pero cuando escondiste tu rostro, fui golpeado por el terror”. Nosotros tenemos que lograr tal conexión entre nosotros, que obligue a la Luz a estar constantemente entre nosotros.

Juntos, por medio de nuestros esfuerzos colectivos y con la ayuda de la Luz, podemos crear tal atributo de otorgamiento, de amor y conexión entre nosotros, que la Luz nunca deje de iluminarnos. Esto es llamado confianza, garantía mutua.

Así alcanzamos el estado en el que el superior nos iluminaconstantemente. Aunque cada uno de nosotros se eleve y descienda, y se balancee en diferentes direcciones debido a la multiplicidad de acciones mutuas que ocurren en cada uno de ellos y en todos juntos, nosotros alcanzamos la estabilidad. No sólo no nos caemos, sino que por el contrario, sólo seguimos elevándonos.

Nuestros descensos también se vuelven ascensos puesto que todos estamos conectados en un fondo colectivo. Así logramos la confianza, y no hay otra manera de conseguirla.

(83928)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/25/12, Shamati # 72

Material relacionado:
La conexión es el comienzo de todo
Un mapa de ruta hacia el creador

Encontrando un humano

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta