Temperamento, astrología, integralidad…

Pregunta: En la antigua Grecia, el lugar de nacimiento de los fundamentos de la psicología, se distinguían cuatro tipos de personas de acuerdo a sus características individuales: sanguíneos, flemáticos, melancólicos, y coléricos.

En la psicología moderna, una rama que trata de los diagnósticos de las cualidades individuales resulta muy amplia. La persona quiere saber acerca de sí misma y de sus propiedades para maximizar su potencial.

¿Por qué no usamos, digamos, 16 tipos de propiedades del individuo en la metodología integral, sino sólo cuatro?

Respuesta: Porque esas son cualidades egoístas correspondientes a cuatro tipos de egoísmo. Pero hay una más, la quinta, de la cual surgen todas las otras y que no tiene forma propia. En realidad, esto corresponde a la estructura de cuatro niveles de la percepción humana y de su alma. Pero todo esto está relacionado con el egoísmo.

Mientras el egoísmo todavía estaba en funciones, realmente podíamos dividir a las personas en esos tipos, incluirlas y calcularlas con respecto a sus signos zodiacales. Hasta estos días, muchas revistas publican todo tipo de adivinaciones.

 Pero vemos que esto no es nada con lo que realmente podamos trabajar: ¿Por qué relacionarnos con un hecho que ha quedado atrás? Nos hemos vuelto personas diferentes, y ya no tenemos eso. Hacia el exterior, cada temperamento correspondiente se manifiesta, por supuesto, pero no hay nada que podamos hacer con eso hoy en día.

Si antes podías formar una pareja basándote en los signos del zodiaco, trata de seleccionar una pareja de acuerdo a la astrología hoy en día ¿Obtendrías un matrimonio feliz a partir de eso? No. Si les das algún consejo a los sanguíneos y otros consejos a los coléricos, ¿serían felices? No ¿Entonces por qué necesitaríamos estas clasificaciones?

Esto solía ser correcto para el antiguo egoísmo activo, que solía ser lineal, individual, y dirigido hacia sus propias necesidades.

Pero ahora ya no tengo mis necesidades personales. No quiero nada. Esas necesidades se mudaron al próximo nivel donde siento cierta necesidad, pero no puedo decir qué es. No veo dónde encontrar la fuente de satisfacción para mis necesidades. Me involucro en algún tipo de perversión sexual, paso el tiempo de alguna manera para olvidarme de mí mismo. En adición a eso, me involucro en drogas, terror, o algo más porque no veo la fuente del placer.

Y este llenado sólo puede venir a mí a través de la sociedad integral, cuando me coloco dentro de ella. Por lo tanto, debo entrar a la sociedad integral y entonces ahí, en su corazón, encontraré la fuente de mi llenado. Pero hoy, la persona aún no está en el nivel en el que realice eso.

(81700 – De una “Charla sobre formación integral” del 24 de Mayo del 2012)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: