Una aventura para adultos

Pregunta: ¿En qué sentido es diferente el congreso en el Norte, del que tuvimos en el desierto de la Aravá?

Respuesta: Ya hemos hablado de ello ayer en el taller, cuando hablamos acerca de cómo cambian nuestros sentimientos como resultado de los talleres y cómo cambia nuestra actitud hacia ellos. Vimos que cada vez que es más difícil comenzar, es más difícil llegar al taller, pero la entrada y la conexión llegan más rápidamente y crece nuestra impresión y se vuelve más clara y más estable.

Es lo mismo cuando se trata de los congresos, puesto que un congreso es una especie de taller, pero más complejo, dado que está formado por más partes, y tenemos que relacionarnos con ellas en consecuencia.

Por supuesto, es más difícil estar listo para el próximo congreso y para la impresión que debemos recibir de él en comparación con la convención de la Aravá, en la que nos sentimos como si estuviéramos saliendo de Egipto y acercándonos al monte. Sinaí. Había algo de leyenda de allí, una especie de aventura. Hoy en día nos enfrentamos a trabajos rutinarios: Llegamos a un lugar nuevo, arreglamos lo necesario, tenemos charlas… la impresión anterior ha desaparecido, ha cambiado y se ha convertido en un “procedimiento estándar”, en rutina.

Esto es bueno puesto que ésta es la forma en la que la naturaleza nos da una actitud más madura para que tratemos de penetrar en nuestros sentimientos y de sentirnos impresionados por cosas más profundas.

Decimos que en la Aravá nosotros alcanzamos el nivel de Shoresh (el nivel raíz) de nuestra vasija. El fuego ardió en nosotros y nos sentimos como héroes que avistaban  una aventura. Ahora nos hemos movido al nivel uno o dos, el deseo tambiénes “más grueso”, y nuestra actitud debe ser más seria. Aquí ya no hay lugar para la euforia “etérea”, para la impresión infantil, tenemos que buscar todo esto en el interior, en lo más profundo de nuestro sentimiento y comprensión. Eso es lo importante.

Hoy tenemos que alcanzar la conexión en condiciones difíciles, sin la primera impresión, con un deseo más gruesa. Tenemos que estar agradecidos por haber recibido un deseo más grueso. Al parecer, hemos logrado hacer algo en el pasado y ahora debemos alcanzar una impresión mucho más fuerte que antes, que no sea infantil, sino mucho más madura.

(81971 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 02 de Julio del 2012, “Preguntas sobre el Congreso de consolidación en el norte de Israel”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: