Una revolución en la familia

Pregunta: ¿Cómo debemos construir las relaciones integrales en la familia? ¿Qué atributos y características son típicos del comportamiento del hombre y de la mujer desde la perspectiva integral? ¿O tal vez no existen tales discernimientos de acuerdo al método integral?

Respuesta: Tenemos lo que nos fue entregado por la naturaleza. No importa cuánto lo intente, yo no puedo ser una mujer en cuanto a la limpieza, al planchado, al cocinar, o al arreglar la casa en diez minutos. Me tomaría cinco horas, y de todas formas estaría desarreglada. La naturaleza no le ha dado al hombre las mismas habilidades, la misma actitud, el mismo movimiento hacia lo que es llamado un “hogar”.

Este es un asunto de mujeres, la parte femenina, el destino femenino, el área de la mujer. La mujer debe organizar el hogar. Ella debe sentir que es la gerente del hogar y que este es suyo.

La falta de educación ha creado una actitud totalmente diferente hacia el hogar y hacia la familia, pero en general la preocupación por el hogar fue entregada a las mujeres por naturaleza. Pueden observar a los animales: cada macho se aparea y se marcha, mientras que la hembra da a luz a la descendencia, cuida de ella, la acicala y la alimenta, le enseña cómo cazar, cómo ser adulta, y la libera hacia el mundo. Podemos ver esto en cada especie. Esta es la manera en que lo determina la naturaleza, excepto tal vez por ciertos periodos de tiempo en que las aves se posan sobre los huevos hasta que las crías salen del cascarón.

Cuando observamos a las personas, todo está organizado de esta manera, el hombre sale a cazar mientras la mujer cuida del hogar, y no puedes escapar de esto. Mientras más cercanos seamos a la naturaleza, más cómodos y agradables nos sentiremos y más fuerte será el acuerdo entre nosotros. En cualquier caso esos atributos son parte de nosotros y no podemos suprimirlos de ninguna manera. Incluso si existen mutaciones, aun así tenemos nuestros instintos, ni Hollywood, ni lo unisex, ni otras tendencias de moda cambian nada.

Por lo tanto, debemos organizar un lugar en el que todos hablen acerca de derechos y obligaciones familiares, y las relaciones entre hombres y mujeres. Si no tenemos la relación correcta, entonces no habrá familia ni nada excepto una tasa negativa de crecimiento de la población. Entonces tenemos que poner fin a esto de una vez y para siempre y no bailar con la tonada de los diferentes partidos políticos que quieren llegar al gobierno, tratando de ser tan originales al exigir derechos para diferentes  grupos.

No estoy en favor de limitar los derechos o de la opresión de algún grupo a costa de otro. Estoy en favor de aprender de la naturaleza y de que seamos similares a ella tanto como podamos; eso es todo.

Segundo, nuestra baraja está organizada de manera que el hombre sea el principal proveedor, y la mujer tiene que cuidar de la familia y educar a los hijos ¡No hay forma de escapar de esto! Vemos que si la mujer no lo hace, entonces nadie lo hará. El resultado es que la próxima generación será incluso peor que esta generación. Esto significa que debemos asegurarnos de que la mujer sea libre, que no esté ocupada todo el tiempo sino libre en realidad.

No es que la encerremos en cierto monasterio doméstico o detrás de una puerta asegurada. Por el contrario, ella debe estudiar, ir a la universidad a cualquier edad, e incluso toda su vida. Ella debe tomar diferentes cursos y enriquecer constantemente su conocimiento para que sea un modelo de educación a seguir para sus hijos y su esposo. Esto significa que una madre que se siente como la verdadera propietaria del hogar debe además sentir que es la columna vertebral de la familia de quien toda la familia aprenderá acerca del mundo, acerca de la actitud correcta hacia la vida, la educación, y todo lo demás.

Después de todo, un hombre siempre está bajo la influencia de una mujer ¿Quién no escucha a su esposa y secretamente le teme? Esto es porque todo viene de la madre; al fin y al cabo, entendemos nuestra psicología.

Entonces es muy importante que elevemos constantemente a la mujer, la eduquemos, y la llenemos. A través de ella, este llenado se transmite al resto de la sociedad. Esto significa que ella debe tomar una parte activa en su propio desarrollo y educación, y también en la educación y enseñanza de todos los miembros de la familia.

Si no tenemos esta revolución, entonces perderemos a la familia, a los hijos, nuestra población, sociedad, etc. Podemos hacer esto a través de la mujer. Para hacerlo, los medios tienen que hacer un pequeño esfuerzo. Este no debe ser un plan gubernamental sino global.
(82718)
De una “Charla sobre formación integral” del 5/28/12

Material relacionado:
Para las mujeres, la diseminación es mucho más importante que el estudio
Fuerza femenina y debilidad masculina
Un lugar digno de una mujer

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: