¿Y qué harás en el palacio del Rey?

Para traer a la persona al alcance de la verdadera realidad que esta fuera de los límites de su percepción, entendimiento y sentimientos ordinarios, el Creador nos pasa por un proceso de desarrollo. Así que tenemos la oportunidad, mientras vivamos en este mundo, de prepararnos nosotros mismos para la percepción de la verdadera realidad. Si nos preparamos, entonces de acuerdo con el plan de la creación que opera en nosotros, el cual nos acerca cada vez más a esta verdadera realidad, finalmente la descubrimos, lo que significa que alcanzamos la revelación del Creador a Sus seres creados.

Pero si no nos preparamos correctamente y no usamos nuestra vida para corregir nuestra percepción, sino que tratamos de disfrutarla directamente en nuestro ego, sentimos dolor cuando el Creador se nos acerca. Donde sea que operemos usando nuestro ego, sentimos la crisis global general y diferentes problemas en todas las áreas de la vida.

Donde quiera que usemos nuestro ego, el cual no está listo para la corrección ni para un cambio, sentimos una crisis: en educación, en cultura, en la economía, en las finanzas, en la ecología, en la ruptura de la familia, en el terrorismo, y en el abuso de las drogas. Si examinamos los puntos dolorosos en la foto imaginaria de nuestro mundo y tratamos de encontrar de dónde proviene el sentimiento de la crisis y el dolor,  es decir el sabor amargo del refresco en la mesa del Rey, vemos que toda la amargura proviene de nuestro creciente ego.

Donde quiera que nuestro ego (el cual se suponía que estaba corregido pero no preparado para esto) esté envuelto, encontramos una crisis y todos los problemas que están revelándose ahora en el mundo. Entonces la conclusión es que tenemos que operar nosotros mismos con la ayuda de todas las oportunidades que tenemos.

Si trabajamos en el grupo, en el estudio y en la diseminación seriamente, usando todos los medios que nos fueron dados por el Creador, sentiremos un muy buen sabor, y no amargura al acercarnos a la revelación del Creador. Todo depende únicamente de nuestra preparación en el trabajo que aparentemente es nuestro libre albedrio.

Tú fuiste traído al estudio, al grupo y se te dieron todas las explicaciones de cómo deberías de hacerlo; ahora ¡decide! Eres libre de hacer lo que sea que te parezca adecuado en el palacio del Rey, pero si olvidas que llegaste para prepararte para la cena festiva, sentirás un horrible sabor cuando llegues, ya que no estarás preparado para esto. Así que todo está en tus manos y todo depende de la preparación.

(83692 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de Julio del 2012, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: